viernes, 21 de abril de 2017

EN LA C.G.T. AFLORARON VIEJAS DISPUTAS Y LA CENTRAL QUEDÓ AL BORDE DE LA RUPTURA.

 Sonrisas en el inicio de la reunión del consejo directivo; después el clima se caldeó. Foto: DyN
      Por Nicolás Balinotti/La Nación.- Las diferencias surgieron durante la primera reunión del consejo directivo después del paro del 6 de abril; hubo reproches y escaló la tensión; el moyanismo podría escindirse. La reunión de consejo directivo de la CGT no terminó a los golpes de casualidad. Hubo gritos, reproches y hasta florecieron viejas disputas. A ocho meses de la reunificación, la central sindical quedó ayer al borde de una nueva ruptura. Incluso, se barajaba anoche la posible renuncia en tropa de los sindicatos que responden a Hugo Moyano . Se aceleró el proceso de resquebrajamiento interno por diferencias que parecían superadas. Pero agudizaron las tensiones la falta de unanimidad y determinación para convocar al paro general del 6 del actual y el alineamiento con la Casa Rosada que exhiben algunos sindicatos de peso. Juan Carlos Schmid, representante del moyanismo en el triunvirato de mando de la CGT , rechazó anoche la salida de su sector. "Descarto una ruptura", dijo a LA NACIÓN. Ratificó esta idea Héctor Daer. "Hablé con Pablo Moyano y no se van, nada que ver", sostuvo. 

 La interna explotó en plena reunión de consejo, en el cuarto piso de Azopardo 802. Cuando promediaban las dos horas del encuentro, Facundo Moyano tomó la palabra. El hijo del jefe camionero ensayó una suerte de disculpa tras haber criticado públicamente a la cúpula de la CGT por haber dilatado el llamado al paro. "¿Qué pasó entre diciembre de 2016, cuando algunos de esta CGT brindaron con Macri en Olivos, a marzo de este año para hacer un paro?", planteó. Pero luego, a modo de autocrítica, reclamó dirimir las diferencias internas y hurgó en las fallas de la organización del acto del 7 de marzo, que terminó con militantes de la izquierda tomando por asalto el palco cegetista. "A mí este pendejo no me va a decir qué hacer", se levantó indignado Mario Calegari, representante de los colectiveros de la UTA. Pero fue Daer el que salió al cruce de inmediato. Acusó al hijo de Moyano de romper el modelo sindical y de avanzar sobre atributos de otros gremios. Hasta lo criticó por sus fotos con la diva Susana Giménez. "Hacen mal al sindicalismo", dijo al respecto el jefe de Sanidad y uno de los integrantes del triunvirato de mando. El resto de los dirigentes observaba azorado. Una ironía: Daer y Facundo son diputados nacionales que responden a Sergio Massa. Algunos dirigentes atribuyeron su pelea a una puja dentro del Frente Renovador. Facundo se levantó de su silla con vehemencia y le enrostró a Daer el alineamiento que tuvieron "los Gordos", el sector al que representa, con el menemismo. Furioso, Daer contraatacó y se jactó de la cantidad de afiliados de su gremio (unos 250.000) para demostrar mayor trayectoria y peso gremial. Intervino el maquinista Omar Maturano, que irrumpió con un grito: "Podés tener esos afiliados, pero los que paramos el país fuimos los gremios del transporte". 

Se levantó y se fue. Dejó así abierto otro punto de conflicto: la pasividad que exhibieron algunos gremios para lograr la adhesión de sus bases a la huelga. Las críticas apuntan principalmente a Armando Cavalieri (Comercio) y a Luis Barrionuevo (Gastronómicos). Cuando la reunión ya se había desvirtuado, Juan Pablo Brey intentó mediar y le reclamó al triunvirato de mando un mayor liderazgo para mantener a la tropa cohesionada. Para ese entonces, el camionero Pablo Moyano puso sobre la mesa otra disputa que está latente: su pulseada con el metalúrgico Francisco Gutiérrez por la normalización de las seccionales cegetistas del interior. La puja entre Moyano y Gutiérrez es de vieja data: los camioneros se opusieron cuando el dirigente de la UOM intentó municipalizar el servicio de recolección de residuos del municipio de Quilmes. Otro debate que alteró los ánimos fue el intento del Gobierno de fiscalizar con mayor atención los procesos eleccionarios de los gremios. Daer mantuvo un fuerte cruce con el moyanista Jorge Sola para determinar qué alcance tenían las recomendaciones advertidas por el Ministerio de Trabajo. Lo que debía ser una reunión para unificar fuerzas y expresar un rechazo común a la acusación de "mafias" que hizo Mauricio Macri y al intento oficial de auditar los procesos eleccionarios, la CGT terminó envuelta en una interna cuyo desenlace podría ser una nueva división, como tantas que hubo en la historia del movimiento obrero.

PÁGINAS VISTAS, HISTORIAL COMPLETO

Buscar este blog