miércoles, 21 de marzo de 2018

NO ES SÓLO TEMA MORAL/ABORTO LEGAL Y LA ECONOMÍA: EL BANCO MUNDIAL EN EL CENTRO DEL DEBATE.

 En el mapa del Banco Mundial, la Argentina ya tiene una legislación
 sobre el aborto. Pero quieren menores restricciones.


         Por Urgente 24.- Hablar sobre el aborto (legal o no) es un tema polémico en todo el mundo, en Argentina también, la famosa grieta se acentúa con fuerza cada vez que se genera el debate, y justo este martes, se definió en el Congreso el cronograma que abarcará la presentación y discusión de los ocho proyectos de interrupción voluntaria de embarazo. Sin embargo, legalizar o no el aborto parece que no es sólo un tema moral o de salud pública, sino que va más allá y se le vincula con la economía global. El Banco Mundial por ejemplo, se ha pronunciado en diversas oportunidades a favor del aborto, para esta entidad, el acceso al aborto mejora la capacidad de las mujeres de actuar en la esfera económica. El debate sobre el aborto en la Argentina arrancó formalmente hoy en el Congreso de la Nación. Es un tema sensible que acentúa con fuerza una grieta profunda que no se va a cerrar nunca: quienes están a favor de la vida, y quienes consideran que el aborto, más allá de un tema moral, es un grave problema de salud pública, por lo tanto, estan a favor de que se legalice. Pero el tema va más allá de opiniones personales o creencias religiosas, sino que a nivel mundial el acceso al aborto es de suma importancia para la economía global. O al menos así lo aseguran diversos grupos en contra de la despenalización del aborto, que señalan al Banco Mundial y lo colocan en medio del debate. "Denunciamos que la Organización de las Naciones Unidas (ONU), organismos multilaterales de crédito, como el Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo, y varias naciones de la Unión Europea, están involucrados en la imposición del aborto y del control de la población en América Latina, destinando para ello importantes sumas de dinero, y utilizando su influencia política”.
Y todo parece tener sentido, y lo ratifican varios "guiños" que ha tenido el Banco Mundial sobre la decisión de concebir o no. En el 2007 por ejemplo, El Banco Mundial aprobó una política de salud que promuevía el aborto a nivel mundial, todo esto, luego que Estados Unidos se rindiera ante la presión de la Unión Europea. Según una nota de prensa del Banco Mundial, "en su nueva estrategia, el Banco se compromete a trabajar en temas poblacionales en países con grandes necesidades no enfrentadas en materia de salud sexual y reproductiva", términos utilizados eufemísticamente por los organismos internacionales para referirse al control natal forzado y el aborto. Según los cálculos de la Organización Mundial de la Salud, estiman que anualmente se realizan 22 millones de abortos peligrosos, de los cuales 47.000 provocan defunciones y más de 5 millones conllevan complicaciones. Pero hablar de encuestas sobre este tema también es polémico, o por lo menos en la Argentina, que para una parte de la población es real que el 59% de los argentinos están a favor del aborto (según una escuesta de Amnistía Internacional), pero para otro sector, "Mienten en la cantidad de abortos que se practican, en las encuestas y en las muertes maternas. A las encuestas no le doy un valor más que un intento estratégico para poder conseguir legalizar el aborto que es quitarle la vida a un ser humano", dijo María de los Angeles Mainardi, activista en contra del aborto. 


 Por otro lado, Margo Thomas, una ex funcionaria del Banco Mundial y que estuvo en Argentina por la cumbre del G20, "el acceso al aborto mejora la capacidad de las mujeres de actuar en la esféra económica", así lo afirmó en una entrevista para El Cronista Comercial. Y agregó: "Si las mujeres tienen control sobre sus cuerpos y su capacidad de concebir, eso tiene mejor resultado para sus vidas... por supuesto, en la capacidad de actuar en la esfera económica, de tener una profesión o un negocio". Para el Banco Mundial el tema del aborto es netamente un problema socio-económico, y por ende, participaron en un informe sobre el embarazo adolescente y oportunidades en América Latina y el Caribe, que abarcaba temas sobre maternidad temprana, pobreza y logros económicos, estudio que fue publicado en el 2012. "Los resultados muestran que los indicadores de desigualdad (incluyendo desigualdad de oportunidades) contribuyen a explicar mejor las altas tasas de fecundidad adolescente en América Latina y el Caribe. Una de las explicaciones de esto es que ser pobre en una sociedad desigual limita la probabilidad percibida de éxito económico en el futuro de las adolescentes, a favor de la satisfacción a corto plazo que significa el quedar embarazada", cita el estudio. "A nivel macro, la evidencia indica que reducir la desigualdad y crear mayores oportunidades para las mujeres puede contribuir a disminuir el riesgo de ocurrencia de un embarazo adolescente y mitigar los efectos de la maternidad temprana. Las políticas y programas que reducen pobreza e inequidad de género son cruciales en este sentido. 

A nivel micro, el objetivo de las políticas debería ser ampliar el conjunto de opciones disponibles para las mujeres, así como su capacidad de poseer el control efectivo sobre sus vidas —fortalecer su agencia— con el fin de que puedan tomar decisiones de fecundidad sobre la base de planes de vida que tienen motivo de valorar y con el conocimiento de que el embarazo adolescente no es la única opción o la consecuencia imprevista de inconsistencias conductuales", agregan. Asimismo, la Organización Mundial de la Salud también está señalada de promover el aborto, irrespetando así el derecho a la vida. "El aborto es hoy en la Argentina es la primera causa de muerte infantil, ya un bebé de 14 semanas está bien formado, hay que tener derecho a la vida, que es el primer derecho humano", dijo el doctor Roberto Castellano en un debate sobre el aborto transmitido por TN. El aborto peligroso se produce cuando una persona carente de la capacitación necesaria pone fin a un embarazo, o se hace en un entorno que no cumple las normas médicas mínimas, o cuando se combinan ambas circunstancias. "Además de las defunciones y discapacidades derivadas del aborto peligroso existen importantes costos sociales y financieros para las mujeres, las familias, las comunidades y los sistemas de salud. Según estimaciones, en 2006 se gastaron $680 millones para tratar graves consecuencias de abortos peligrosos.2 Asimismo, se precisarán otros $370 millones para satisfacer plenamente las necesidades de tratamiento de complicaciones derivadas de abortos peligrosos", detalla en un informe la OMS.