domingo, 18 de marzo de 2018

GUSTE O NO GUSTE, CRISTINA KIRCHNER SIGUE SIENDO EL EJE DEL PERONISMO 2019.


       Por Sebastián Dumont/Urgente24.- Fin de semana de los más intensos para el peronismo. El camino de la unidad para ser alternativa clara a Cambiemos en el 2019 tuvo dos episodios importantes que dejaron al desnudo la voluntad de confluir y las propias internas que aún conviven en el seno del una fuerza política que intenta reconstruirse aún sin un liderazgo claro y con la incógnita siempre latente de qué hará la ex presidente Cristina Fernández de Kirchner. CFK sigue siendo el eje del peronismo 2019CFK sigue siendo el rostro peronista con más sufragios. Pocas semanas atrás, un intendente de la provincia de Buenos Aires con vasta experiencia en estas lides sostuvo que en 2019 al peronismo lo unirá el espanto más que otra cosa. La definición encierra en sí misma un claro mensaje: ante la posibilidad de seguir retrocediendo en la presencia territorial, los justicialistas dejarán de lado diferencias actuales e irán detrás de la mejor opción para pelear con posibilidades. La gran pregunta es quién es o será esa opción. ¿CFK? El caso de la ex Presidente es paradigmático. Ella podría garantizar triunfos en municipios pero no la recuperación del poder nacional.
El tema es quién le dice que debe correrse si nadie tiene hoy más que ella en términos electorales comprobables. La reunión de San Luis sirvió para mostrar a un sector del kirchnerismo que tiene su apoyatura en la provincia puntana donde el gobernador Alberto Rodriguez Saá no esconde sus intenciones de ser postulante. Aspira a representar a ese sector si CFK decide no jugar. La foto allí es más 'a pedir del gobierno' que otra cosa. Hugo Moyano y Amado Boudou juntos tiene olor a estrategia de Jaime Durán Barba. La ausencia de los gobernadores es una señal elocuente. Ellos están detrás de otra maniobra. Y para ello hay que mirar hacia un sólo lugar: los movimientos de Miguel Ángel Pichetto, quien ya anunció que para el 06/04 un cumbre de los gobernadores del peronismo. El senador nacional por Río Negro tiene la llave institucional de los mandatarios provinciales en el Senado. Y también la llave para que CFK siga en libertad. Es el peronismo el único garante del futuro de la familia Kirchner. Por esa razón, hasta puede empezar a tener un rol fundamental Máximo Kirchner para que su madre entienda el rumbo que deben tomar para que el peronismo vuelva al poder. La agenda de Pichetto es clave. Se reunió con Sergio Massa. también con José Manuel De la Sota y recibió en su momento al presidente del PJ bonaerense, Gustavo Menéndez. Por ahora, no hay encuentros con ultras K. 


 El congreso del PJ bonaerense marcó, por ahora y a la superficie, un paso más para mostrar una impronta distinta al adormecimiento de otros tiempos. Hubo gestos de acercamientos con sectores como el massismo y el randazzismo -extraño ello porque Florencio Randazzo nunca se fue del PJ- aunque siempre existen tensiones internas a la hora de la repartija de los cargos. La llegada de Fernando Espinoza a la presidencia del Congreso fue acordado en diciembre pero corrió riesgos. Se terminó de cerrar hace unos días atrás, después de las primeras tensiones. En reuniones previas de los intendentes también existieron fricciones sobre como armar la junta electoral. Lo corrieron al histórico Hugo Curto y ahora la comandará Juan Zabaleta, que le ganó la pulsada a Leonardo Nardini. Harán tal como la presidencia del PJ, un año cada uno. Un testigo de las reuniones previas marcó con cierta preocupación estos movimientos. “Juegan a las escondidas entre ellos”, graficó. Un eterno problema de los jefes territoriales: no dejar que ninguno de sus pares crezca. A la sazón, no crece ninguno. Pero los tiempos parecen ir en una dirección distinta. La sola idea de una abstinencia de poder hasta el 2023 hace que lo imposible antes ahora pueda ser posible.