jueves, 3 de mayo de 2018

DESPUÉS DE CRISTÓBAL, VIENE CRISTINA.

Después del alfil, la hora de la reina 

        Por Alfredo Leuco/Tribuna de periodistas.- Cristóbal está nuevamente preso. Y es muy probable que Cristina tenga que afrontar su primer juicio oral antes de fin de año. Es un tema clave porque se trata de la madre de todas las causas. La que origina todo el mecanismo de corrupción con la adjudicación de obra pública a su testaferro Lázaro Báez. Cristina se sentará en el banquillo de los acusados de asociación ilícita para saquear al estado con su “cártel” de la obra pública encabezado por De Vido y José López que ya están presos por otros motivos. Hay 40 cuerpos de expedientes y 60 cajas de documentación probatoria que están esperando. Y otra causa paralela llamada la ruta del dinero K que muestra la pornográfica película de la montaña de dólares empaquetados en La Rosadita, en Puerto Madero, al lado de los departamentos de Cristóbal López, Amado Boudou y la propia Cristina. Puerto Madero Presente/ liberación o muerte. De todos modos como decía el general, se puede volver de cualquier lado, menos del ridículo. El comunicado de La Cámpora es tragicómico: defienden a Cristóbal López y lo califican como un preso político perseguido por Mauricio Macri. Dan ganas de reír y de llorar. A esta altura la agrupación liderada por Máximo Kirchner perdió todo tipo de pudor y se convirtió en una guarida donde se esconden tanto su jefe como la madre de su jefe, es decir Cristina. ¿Hay algún joven revolucionario camporista que genuinamente quiera combatir a la oligarquía que crea que Cristóbal es un preso político? ¿Alguna vez lo escucharon decir una palabra sobre el imperialismo o a favor de Fidel Castro? No se puede vaciar de contenido en forma tan frívola el concepto de preso político. No se pueden profanar conceptos tan sagrados para los luchadores populares.
Un preso político en democracia es algo muy serio si eso fuera cierto. Cristóbal es un ladrón, un vulgar estafador asociado a la familia Kirchner. La desesperación lleva a los soldados de Máximo a decir y a hacer cualquier cosa. Es que Cristina, la comandante, sabe que si Cristóbal, Lázaro, De Vido, Jaime, José López y el general Milani, entre otros malandras que están presos, siguen detenidos, más temprano que tarde irán por ella y por su hijo. Están en lista de espera para ir a algún calabozo de ese estilo Amado Boudou, Ricardo Echegaray y hasta Jorge Rodríguez (a) “El Corcho”, según la denuncia de Laura Alonso, jefa de la Oficina Anticorrupción. Ella pidió que lo citen a declaración indagatoria, inhiban sus bienes y le prohíban la salida del país. Estamos hablando de 11 millones de dólares como parte de los 35 millones que dice Odebrecht que pagó de coimas en la Argentina. La cuenta en donde se realizó este movimiento pertenece a la empresa fantasma Sabrimol y el ex novio de Susana y actual esposo y padre de la hija de Verónica Lozano, dice que es propiedad de sus contadores. Cristina actúa en defensa propia. Cada vez que se destapa una olla nauseabunda de estos corruptos de estado, aparece una orden que dio Cristina y millones de dólares que recibió de coima. Cristóbal y Lázaro se odian pero tienen que compartir el pabellón “Néstor Kirchner” de Ezeiza. Son los emblemas de los que se enriquecieron con los K para enriquecer a Cristina y su familia. Pronto van a tener que ir juntos a indagatoria por lavado de dinero. Lázaro ya sabe que la justicia resolvió que se quede un año más en prisión preventiva. Cristóbal regresó a la cárcel donde según él estuvo secuestrado. 


Como dice el filósofo Rolo Villar: si estuvo secuestrado y salió quiere decir que pagó rescate. Algunos sospechan que los que cobraron el rescate fueron los jueces Eduardo Farah y Jorge Ballestero que llenaron de vergüenza a la justicia y ya vaciaron la cámara federal que integraban. Cristóbal está detenido pero parece parado sobre arenas movedizas. Mientras más se mueve, más se entierra. La AFIP asegura que Cristóbal defraudó al estado en 20 mil millones de pesos. Va a seguir preso hasta el juicio oral y para eso, falta por lo menos un año. A su empresa constructora la retiraron del registro de proveedores del estado y el resto del grupo Indalo apenas soporta el terremoto legal. Hasta el Banco Finansur de Cristóbal fue el que recibió desde Estados Unidos parte de los 9 millones de dólares que José López revoleó en un monasterio, de madrugada y con un arma en la mano. Hay una versión que dice que la fortuna de Cristóbal todavía está oculta. De hecho parece que compró un casino en Dania Beach, que queda cerca de Miami. A Cristina y Cristóbal los une el espanto a ser condenados y que uno enriqueció al otro. Cristina enriqueció a Cristóbal y Cristóbal enriqueció a Cristina. Todos negociados ilícitos. Sobre precios, retornos, apropiación de impuestos. No dejaron delito por cometer desde el estado y desde una falsa actividad privada. En estos días se supo que el gobierno actual ahorró 1.250 millones de dólares en las obras que le quitó a Cristóbal y Lázaro. El costo por la construcción de cada kilómetro de ruta con Cristina era 2 millones de dólares. Ahora cada kilómetro se paga 1 millón 300 mil dólares. En cada kilómetro de ruta se ahorran 700 mil dólares. ¿Escuchó bien? 10 kilómetros se ahorran 7 millones de dólares. 100 kilómetros se ahorran 70 millones de dólares. Ese era parte del dinero sucio que se robaban y repartían entre los funcionarios y empresarios y la familia Kirchner. 

Verdaderas fortunas que están en sus bolsillos y no están en cloacas, agua potable o caminos transitables. Para los jueces que enviaron nuevamente a la cárcel a Cristóbal y De Souza, ambos actuaron en “connivencia” con Ricardo Echegaray, el ex titular de la AFIP. Laura Alonso se preguntó: ¿Qué pasa que nadie lo toca a Echegaray? El juez Julián Ercolini lo tiene procesado por esta causa. Los doctores Gustavo Hornos y Eduardo Riggi retomaron la carátula anterior y sin dudas calificaron el delito como “administración fraudulenta agravada” y no una simple evasión impositiva. El doctor Hornos fundamentó el regreso al calabozo por “el peligro de obstruir la justicia y tratar de evitar el embargo de bienes”. Riggi por su parte, en el fallo plantea que “este caso es un desprendimiento de otras causas de corrupción desde el seno de una asociación ilícita integrada por funcionarios públicos de diversas áreas de la administración (incluidos los ex mandatarios Néstor y Cristina Kirchner) y empresarios con vínculos de amistad cuyo objetivo era enriquecerse a través de negocios y operatorias criminales sobre bienes, activos financieros y económicos del estado”. Le repito esta definición no es de un periodista ni de un político. Es uno de los jueces que define la situación como debe ser: sin eufemismos. Lo que dio vergüenza ajena fue la inmoralidad de Víctor Hugo Morales. Hizo un gran papelón el día de su regreso a C5N, uno de los medios que compraron con el dinero de los impuestos al combustibles que retuvieron pero no pagaron al estado. Cristina 5 Néstor, como se lo conoce en la jerga periodística. Pobre Víctor Hugo tuvo la primicia de la detención de su patrón y tuvo que poner la cara para defender lo indefendible. Miles de sapos se tuvo que tragar. Los delitos de Cristóbal López y los de Lázaro Báez son caminos que conducen a Cristina. La justicia lo sabe y pronto va a actuar en consecuencia. Con ellos entre rejas, la ex presidenta tiene la espada de Damócles sobre su cabeza. Cristina ahora es senadora por la minoría. Pero en cualquier momento la reina se transforma en calabaza y se termina la fiesta de la impunidad. Hay una inmensa mayoría de los argentinos que quieren que pronto se apruebe la ley de extinción de dominio para que los ladrones de estado devuelvan lo que nos robaron. Y vayan presos, como corresponde.

CARTIER BRESSON

Noticiasverdad's CARTIER BRESSON album on Photobucket