sábado, 22 de abril de 2017

MAGDALENA RUIZ GUIÑAZÚ: "LA SEÑORA DE BONAFINI MIENTE Y ME DA MUCHA TRISTEZA".

      Por Camila Hadad/infobae.- Macri, Cristina Kirchner, Vidal, Stolbizer, Carrió, Massa, Hebe de Bonafini, el periodismo militante y el Papa Francisco. La reconocida periodista habla de la actualidad y todos sus protagonistas. Desde muy chica quería ser periodista. "Hacer cosas heroicas, como sueñan todos los jóvenes", dirá Magdalena Ruíz Guiñazú. Aunque ella quizás no lo sepa, de alguna manera cumplió ese sueño. Lo logró buscando la verdad y la justicia siempre, durante su extensa y exitosa carrera como periodista. Llevó (y lleva) la bandera de los Derechos Humanos, integró la CONADEP (Comisión Nacional por la Desaparición de Personas), recibió quince premios Martín Fierro por su labor periodística y el de Oro por su trayectoria, soportó amenazas, sufrió "escraches" y "juicios públicos" en la Plaza de Mayo durante el gobierno de Cristina Kirchner, enfrentó a los poderosos y nunca se calló. Con cincuenta años de profesión, cinco hijos y ocho nietos, Magdalena tiene una vida apasionante e intensa. Y una premisa para "el mejor oficio del mundo", como alguna vez dijo Gabriel García Márquez: "Decir la verdad por sobre todas las cosas. No mentir nunca". Luego de seis años sin escribir -"La casa de los secretos", 2011- la conductora de "Esta semana" por Radio Mitre y "Magdalena y el país" por Metro presenta "Desconciertos", un libro de cuentos que narran un país donde los hechos reales que ocurren siempre superan la ficción. 

 -Su libro se llama "Desconciertos"… ¿Los desconciertos en su vida fueron muchos? 

 -Sí. En un país como el nuestro, por ejemplo, el hecho de que de pronto haya un fiscal de la Nación que es asesinado, que haya alguien que tira bolsos llenos de dólares por encima de la pared de un convento, son cosas que realmente uno no imaginaba que le iba a tocar ver. 

 -De hecho, la tapa del libro se ven las torres de Puerto Madero, una imagen frecuente en los diarios… 

 -Exacto. Hay justamente una historia particularmente reciente -obviamente te imaginarás cuál es- en donde Puerto Madero tiene un papel muy importante… 

 -Ya que estamos hablando de los personajes que de alguna manera tocan la actualidad… ¿Cómo ve el país? 

 –Complicado. Hemos recibido también una herencia muy difícil, muy controvertida, muy violenta. Espero que el Gobierno actual tenga la firmeza de carácter como para poder enfrentar determinadas situaciones. En ese sentido, me parece que (María Eugenia) Vidal es una mujer con muchísimas cualidades. En primer término por haber ganado la Provincia de Buenos Aires, que es una cosa impensado hasta hoy. Y por otra parte tiene un gravísimo problema de seguridad en su provincia que eso le va a llevar tiempo y complicaciones para solucionar. 

 -Además de la inseguridad, ¿cuál otro problema ve? 

 -Estamos en pleno dilema de demandas que pueden ser justificables pero aulas vacías. Es decir, un hecho se enfrenta con el otro. Creo que los docentes son admirables. Incluso yo hago un programa de cable que va a todo el país y recibimos de muchas provincias -como Formosa, por ejemplo- situaciones en las escuelas que son muy difíciles y donde los docentes se desempeñan de una manera extraordinaria. Pero el aula vacía, al mismo tiempo, es una enorme responsabilidad de los dirigentes gremiales. Porque un aula vacía significa un chico en la calle en la mayoría de los casos. En otros casos graves problemas familiares; papá y mamá trabajando y el chico de pronto que queda en manos de un vecino. 

 -¿Cree que habría que darle más tiempo a este Gobierno? 

 -Sí. Creo que hay que darle más tiempo pero tampoco podemos perder el tiempo. Las dos cosas. 

-¿Siente que últimamente la grieta se agrandó? 

 -Yo creo que la grieta es tan profunda que va a llevar tiempo achicarla. Va a llevar bastante más tiempo de lo que pensamos. Eso es una lástima porque nos va atrasar en muchos aspectos… Pero bueno, la grieta está. No lo podemos negar. 

 -De sus años de trayectoria y de haber vivido tantos gobiernos, tantos presidentes, ¿de dónde cree que viene la grieta? ¿por qué nace? ¿quién es el culpable? 

 -Bueno, yo creo que es bastante claro. Cuando en la democracia de Raúl Alfonsín comenzaron los problemas gremiales –13 paros si no recuerdo mal le hace la CGT–, tiene levantamiento militares -tres o cuatro-, todas esas cosas van formando una brecha, una grieta, que después se traduce también en un abuso de autoridad. Fiajte que cuando los Kirchner asumen hay una gran esperanza. Kirchner es un hombre del interior, un hombre que puede tener una experiencia interesante… Y pasados los primeros momentos de esperanza e ilusión nos damos cuenta que ahí sí se forma una grieta en donde, por ejemplo, se apropian de los Derechos Humanos. Recuerdo todavía las palabras del presidente Kirchner en la ESMA cuando dijo que como argentino le daba vergüenza que no se haya hecho nada por los Derechos Humanos, cuando en el Juicio a las Juntas Militares -incluso lo dijo el fiscal Strassera en la última entrevista que concedió antes de morir- fue muy importante el haber llevado a los comandantes a los tribunales. Fue muy importante poder demostrar la monstruosidad que significaba desaparecer seres humanos. Yo creo que el juicio a los comandantes fue una hazaña en un país con muchísimos problemas. Había problemas atroces como gente arrojada con vida desde los aviones, me refiero a los desaparecidos… Entonces que después el doctor Kirchner venga a decir que no se hizo nada, que le da vergüenza como argentino… Ese tipo de cosas son las que empiezan a formar una grieta. 

 –Ya que hablamos de la democracia, ¿qué opina de Hebe de Bonafini? 

 –Creo que la señora de Bonafini miente y me da mucha tristeza, porque los periodistas que pensábamos que había que luchar contra la desaparición de personas la hemos defendido desde un primer momento. Te digo que miente porque, por ejemplo, yo tengo la grabación en la que nos agradece a los periodistas el haber sido los únicos que le dábamos difusión a lo que hacían las Madres cuando heroicamente daban la vuelta en la Pirámide en Plaza Mayo. O sea, que no es cierto lo que dice la señora de Bonafini que nadie se ocupó de ella. No es verdad y tengo la grabación para demostrarlo. 

-¿Usted se siente dolida por esto? 

 -No. Me siento indignada. No se debe falsear la verdad y sobre todo en una causa sagrada. Porque la causa de desaparición de personas es una causa sagrada no solamente para los que han perdido a sus seres queridos sino para todos los argentinos. No podemos olvidar. 

 -¿Por qué cree que hizo esto Hebe de Bonafini? 

 -No lo sé. Realmente no lo sé. Lo triste y lo desgraciado es que son sus palabras. 

 -Sé que también tuvo amistad y hasta filmó el documental de Estela de Carlotto en su casa, hace un tiempo ya… 

 -Con Estela de Carlotto hemos sido muy amigas, incluso el documental sobre ella que se ha dado en todos los canales está filmado en mi casa. Lo hicimos con Walter Gubert y Silvia Di Fiorio. No teníamos plata para alquilar un estudio, entonces lo filmamos en mi casa. 

 -¿Hasta hoy sigue teniendo esa misma relación con ella? 

 -Bueno, la relación no es tan frecuente y amistosa como fue durante muchos años. También creo que la brecha del kirchnerismo actúo ahí y nos separó como amigas. 

 -¿En la oposición ve a alguien que le resulte agradable o que pueda llegar a ocupar un cargo importante? 

 -Me gusta mucho (Margarita) Stolbizer. Me gusta la señora Carrió… aunque pienso que a veces debería saber cuándo es oportuno para la salud de un país callarse o hablar. 

 -¿Sergio Massa, por ejemplo, le resulta atractivo? 

 –Me parece que es un hombre que se ama mucho así mismo. Me desconcierta, digamos, el apoyo de Margarita Stolbizer que es una mujer admirable y que durante toda su vida ha tenido una línea muy modesta de actitud, realmente algo para aplaudir. En este momento ella apoya a Massa, me parece un hombre muy ambicioso y espero que maneje bien su ambición. 

 -Al comienzo de la entrevista hablaba de Vidal, ¿qué es lo que más le gusta de ella? 

 -Su coraje personal. El otro día tuvo una manifestación en la casa donde ella vive en la base aérea de Morón. Una manifestación hostil. Hay que pensar que ella está con sus hijos ahí y que no ha aflojado un paso. Es una mujer muy serena y al mismo tiempo tiene el coraje de sus convicciones y de llevarlas adelante. 

 -¿Cree que es la gran proyección del PRO? 

 -No sabría decirte. Yo creo que Vidal es Vidal. Eso es algo muy interesante. Ella es ella misma, por eso llama tanto la atención. 

 -¿Qué opina del periodismo militante? 

 -Creo que eso es absurdo. Es decir, lo de militante es otra cosa. Yo creo que el periodismo es la difusión de la verdad. Ahora cuando la gente milita pierde muchas veces la noción de lo que es verdad y de lo que no lo es con tal de favorecer a una determinada causa. Yo como periodista no acepto lo de periodismo militante. 

 -¿Hubiese aceptado conducir un programa como 6, 7, 8? 

 -No. De ninguna manera. Además siempre que podían hablaban mal de mí, así que no. Me parece que han sido muy mentirosos y muy aprovechadores de la protección gubernamental que tenían.  

-¿Guarda rencor de esos escraches que a veces hacían en el programa 6, 7, 8? 

 -Sí. Por supuesto. Es decir, el hecho que te escupan una fotografía tuya, que te hagan un juicio en la Plaza de Mayo como si hubieras sido cómplice de los militares cuando somos muchos los periodistas (Joaquín Morales Solá, José Ignacio López, la lista es larga, Fernández Díaz) que con nuestras familias hemos recibido amenazas… Entonces que después venga alguien a querer mentir y a querer dar otro giro a la historia, sí a mí me enoja. No me gusta la gente mentirosa. 

 -Hablando de periodismo ¿quién fue su gran referente? 

 -No te podría decir un referente. Yo te diría la noticia. Siempre me pareció fascinante la posibilidad de tener una primicia o de tener la versión de un hecho que era difícil de encontrar. Eso a veces pasa, la investigación periodística. 

 -¿Un periodista qué cosas debería tener? ¿Qué cualidades? 

 -Por lo pronto decir la verdad por sobre todas las cosas. No mentir nunca. 

 -¿Admira a alguien actualmente? 

 -Tengo muchos amigos, son tantos años… no voy hacer lista porque podría olvidarme de alguien y eso sería injusto. Creo que en Argentina tenemos muy buen periodismo. Muy buen periodismo.  

-¿Cuál diría que fue su mejor nota? Alguien que haya entrevistado que le marcó… 

 -No sé. No puedo imaginar mi vida sin haber hecho periodismo. No sé cuál ha sido la mejor o la peor, pero sí lo que te puedo decir es que toda la vida hice lo que más me gustaba. 

 -¿Le quedó alguien por entrevistar? ¿Cristina, por ejemplo? Sé que a Kirchner lo entrevistó… 

 –El entonces presidente Kirchner fue amable, nos recibió en Olivos, y por supuesto, cuidó sus repuestas como lo hacen todos los políticos. Por ejemplo: "Presidente ¿dónde está la plata del sur?" –"Quédese tranquila que está en buenas manos". Muy hábil, digamos. Cristina ya ha dejado de interesarme como una entrevista importante porque no se puede ser tan vanidoso, tan snob… porque ella en territorio norteamericano les dice a los chicos que en Harvard la interrogan: "¡Vamos chicos, esto es Harvard no es La Matanza!". Que un presidente argentino se exprese así me parece absolutamente vergonzoso, lo mismo que meter palabras inglesas cuando tenemos un conflicto con Inglaterra con Las Malvinas. Entonces no me interesa. 

 -Hoy por hoy ¿qué cosas del mundo le duelen? 

 -Creo que tener un presidente como Trump en los Estados Unidos es un peligro latente, no solo para los americanos sino para el mundo entero. Es una desgracia lo que ha ocurrido. Un hombre racista, clasista, emprendedor de muros que dividan las fronteras. Por otra parte en Europa se están multiplicando los atentados muy violentos con cantidad de muertos, muchos de ellos realizados por gente que tiene ciudadanía europea y que ahora se manifiestan con crímenes multitudinarios. Esto me parece muy preocupante. 

 -¿Le resulta raro que el papa Francisco no haya venido todavía a la Argentina? 

 -Creo que sería complicado para Francisco venir a la Argentina en este momento. Supongo que quiere ser prudente y esperar un poco. 

 -Sé que usted le pidió una entrevista cuando era Cardenal y él le dijo que no era el momento. ¿Cree que hoy sería el momento? 

 -Estás muy bien informada. No quiero ser indiscreta, si él consideraba que no era el momento en aquel entonces cuando considere que sea el momento oportuno, yo estaré encantadísima de hacerle una entrevista.

ARCHIVO DEL BLOG

VISITANTES TOTALES

BUSCADOR GOOGLE

WIKIPEDIA

Resultados de la búsqueda