miércoles, 15 de febrero de 2017

SE AGRAVA LA SITUACIÓN DE LOS BANCARIOS: EL PARO SE EXTENDERÁ A 72 HORAS PORQUE UNA DE LAS CÁMARAS NO ACEPTÓ EL ACUERDO.


      Por iProfesional.- La huelga que anunció la Asociación Bancaria para el viernes ahora se amplió al lunes y el martes próximos. Según el gremio, la medida se debe a la negativa de ABA, que nuclea a las entidades extranjeras. La presión del Gobierno con el "Modelo Vidal", otro de los ingredientes del cóctel explosivo. El clima en el sector bancario no para de sumar tensión. En las últimas horas, la Asociación Bancaria (AB) extendió el paro general del viernes al lunes y martes próximos. En declaraciones a los medios el secretario de Prensa del gremio, Eduardo Berrozpe, responsabilizó a ABA, la cámara que nuclea a las entidades extranjeras, sobre la decisión de extender el paro a 72 horas asegurando que "acaba de romper la posibilidad de un acuerdo salarial, aceptado esta tarde por las otras tres entidades patronales".
El cese de actividades fue decidido esta semana en un plenario de secretarios de La Bancaria, en donde habían definido que, además del paro de actividades de este viernes, quedaba abierta la posibilidad de extender la medida de fuerza 48 horas más la semana que viene. El conflicto con el gremio se desató luego de la decisión del Gobierno de frenar el acuerdo salarial firmado en diciembre, ya que el convenio superaba el techo de incremento que pretende imponer el Ejecutivo.


 La tensión no para 

La decisión de este martes tuvo como antecedente la semana pasada, donde las filiales de todo el país realizaron asambleas donde la atención al público se vio afectada. El jueves y el viernes pasados, en los bancos de todo el país, la fila de clientes se extendió varios metros y, en algunos casos, hasta llegaba a la vereda. Hubo pocos empleados en las cajas y se les recomendaba a los usuarios que realicen sus transacciones por terminales de autoservicio. Estos encuentros tuvieron como objetivo definir el el paro de 24 horas, que al final se amplió a 72 horas. El problema de fondo fue el preacuerdo entre los gremios y los bancarios, que contemplaba un bono de fin de año ($2.000), que se efectivizó, y un adelanto a cuenta de la paritaria equivalente al 19,5% del sueldo inicial de la actividad, con un adicional del 4%, lo que totalizaba una mejora de 24,12% hasta abril. Esto iba en contra de los planes oficiales, que pretenden extender el “Modelo Vidal” –que plantea un techo de 18% para los trabajadores estatales– a otras ramas de la economía y generar un "efecto contagio" hacia otros rubros. 

El objetivo: moderar los aumentos salariales y contener la inflación. El ministro de Trabajo Jorge Triaca fue el mascarón de proa del Ejecutivo: no sólo no homologó el acuerdo salarial, sino que hasta presentó un recurso para solicitar el “levantamiento de intromisión” de la Justicia, que había fallado a favor de los bancarios. El ministro fue escrachado el viernes por los trabajadores del sector en la ciudad entrerriana de Paraná, en un encuentro del plan Empleo Joven. "La negociación bancaria tiene una particularidad, no podemos homologar un acuerdo que no se firma por todas las partes. Por eso se presentó una cautelar. Debemos arbitrar entre las partes como gobierno", había afirmado Triaca a medios locales. Pero, desde los gremios, creen lo contrario. Estiman que el Gobierno es parte de la negociación y no un árbirtro. Paralelamente, algunas entidades se “cortaron solas” y se plegaron a lo pautado con los gremios. Entre ellas se encuentran el Credicoop, el Banco de La Pampa, Chaco, Corrientes, Formosa, Cabal, Bica, Bradesco, Imfc, Cajas Profesionales de Córdoba de Salud, de Abogados, de Ingenieros y Notarial.

Buscar este blog