lunes, 6 de febrero de 2017

DISEÑAN ACUERDO PRODUCTIVO AUTOMOTRIZ QUE PREVÉ INVERSIONES POR U$S 5000 MILLONES HASTA 2019.


      Por Natalia Donato/El Cronista.- El Cronista accedió al borrador oficial que discutirá el Gobierno con el sector. Apunta a bajar el ausentismo y aumentar a 35% la integración de autopartes locales "Un millón". Así se llama el Acuerdo por la Producción y el Empleo que el Gobierno pretende firmar con el sector automotriz entre este mes y el próximo, y que ya comenzaron a delinear en una primera reunión con el equipo del Ministerio de Producción hace poco más de una semana. De acuerdo al borrador del texto, que el Gobierno le envió a las partes involucradas luego del encuentro y al que accedió El Cronista, las metas fijadas abarcan desde el desarrollo de inversiones por u$s 5000 millones entre 2017 y 2019, especialmente orientadas a la producción de vehículos nuevos y exclusivos, hasta lograr una integración de partes nacionales del 35% en tres años y disminuir fuertemente el ausentismo laboral, que los días lunes alcanza al 10%.
El documento contiene 20 páginas y fue preparado por el equipo de la Secretaría de Industria como base para comenzar a discutirlo con el sector. Participan de las negociaciones los directivos de las terminales automotrices; de la Asociación de Fabricantes de Automotores (Adefa); de la Asociación de Fábricas Argentinas de Componentes (Afac); la Asociación de Industriales Metalúrgicos (Adimra), y los referentes gremiales de Smata y UOM. A partir del texto recibido, cada uno comenzó a delinear sus correcciones o propuestas para mantener un segundo encuentro, posiblemente durante esta semana. La intención oficial es avanzar con acuerdos sectoriales que, con el compromiso de los empresarios, el sindicalismo y el Gobierno, apunten a fomentar la competitividad, incrementar las inversiones y aumentar el empleo. El ministro de Producción, Francisco Cabrera, se refirió a avanzar en un acuerdo similar al alcanzado para la explotación del yacimiento petrolero de Vaca Muerta, aunque cada uno tendrá sus particularidades. En Industria se atajan y advierten que no implicará una flexibilización laboral. Tampoco se vislumbra ese objetivo en el documento. 


 El modelo de acuerdo dice que, con un objetivo claro de mejorar la competitividad y favorecer así la localización de plataformas exclusivas a nivel regional y/o global, con el logro de mayor especialización y escala de producción, los objetivos son los siguientes: 

 - Incrementar la producción hasta alcanzar los 750.000 vehículos en 2019 y un millón en 2023 (el año pasado el número cerró en 450.000). 

 - Aumentar la integración de autopartes producidas localmente, cumpliendo estándares internacionales de calidad: promedio de 35% para 2019 y 40% en 2023. Hoy asciende al 25%. 

 - Diversificar los mercados de exportación para lograr exportar por lo menos el 35% de la producción a destinos extra-Mercosur, y a través de una mayor integración, tanto en mercados regionales como en cadenas globales de valor. 

 - Impulsar el desarrollo de nuevas tecnologías de motorización y autopartes estratégicas, en las que la Argentina puede convertirse en productor líder de la región. 

 - Desarrollar inversiones por un monto de u$s 5000 millones en el período 2017-2019, especialmente aquellas orientadas a la producción de vehículos nuevos y exclusivos. 

 - Promover el empleo de calidad a través de herramientas de capacitación y mejoras en la productividad, disminuyendo el ausentismo al 5% para 2019 y al 3% para 2023, y creando 30.000 puestos de trabajo en este tiempo. 

 - Mantener los precios en niveles similares a economías de la región comparables. Para alcanzar esas metas, el acuerdo establece compromisos del sector público, los empresarios y los trabajadores, que serán monitoreados a través de una mesa de trabajo que se reunirá semestralmente y que tendrá representantes tripartitos. 

 El Gobierno tomará el compromiso de mantener operativa y en óptimo funcionamiento la Ley de Desarrollo y Fortalecimiento del Autopartismo Argentino; avanzar en mejoras del marco regulatorio con la prioridad puesta en la reducción arancelaria de las piezas que no se producen en el país y el Régimen de Aduana Factoría; brindar financiamiento específico y competitivo mediante el BICE u otros instrumentos para el desarrollo de inversiones críticas en el segmento autopartista; establecer un nuevo marco arancelario para la comercialización de vehículos con nuevas tecnologías de motorización (híbridos y eléctricos); avanzar en negociaciones internacionales de interés para la apertura de nuevos mercados y analizar posibles acciones sobre las etapas de comercialización para optimizar el proceso de formación de precios al público. Por el parte, el sector privado se comprometerá a avanzar en la presentación de proyectos de inversión en el marco de la Ley de Autopartes; demostrar acciones de corto y mediano plazo tendientes a cumplir con el Flex (valor que mide los términos de intercambio con Brasil); articular una propuesta que promueva la renovación del parque automotor, especialmente en lo referido a transporte de carga y pasajeros; y presentar una propuesta para fortalecer la articulación entre el sistema de I+D del ámbito privado con el sector científico-tecnológico. Por último, los empresarios junto con los sindicatos buscarán articular una propuesta de capacitación en nuevas tecnologías para los trabajadores del sector y un plan de acción que busque mejorar la productividad a partir de una reducción del ausentismo.