jueves, 19 de enero de 2017

BANGHÓ, PRIMERA VÍCTIMA DE LA QUITA DE ARANCEL A LA IMPORTACIÓN DE COMPUTADORAS.

Otros tiempos: Banghó anunciaba con Cristina que triplicaba en 2011
 su capacidad productiva en su planta

      Por Nuria Rebón/El Cronista.- Hay otras tres plantas inactivas y los despidos suman 2000 en el país. Aseguran que si baja el arancel de 35% a 16%, como el del Mercosur, con tasa 0% a insumos, pueden competir La decisión del gobierno de Mauricio Macri de bajar el arancel de 35% a 0% a la importación de computadoras y tablets puso en jaque a toda la industria nacional dedicada a estos productos. Por estos días se ven las principales consecuencias de la decisión: unas 2000 personas quedaron sin empleo en la Argentina, sobre todo de pymes, sin incluir Tierra del Fuego, y más de 600 en Buenos Aires y sus alrededores, según fuentes del sector, que aseguran que tres plantas ya están inactivas. Ayer, la UOM llamó a una concentración para hoy a las 10.30 en el Ministerio de Trabajo, ante el inminente cierre de la planta que la empresa PC Arts Argentina, que controla la marca Banghó, tiene en Florida, partido de Vicente López.
Desde esta semana, la empresa dio 15 días de vacaciones a los 650 empleados que trabajan en esa fábrica y su producción se frenó, mientras que continúa activa su otra planta, de menor tamaño, en el Polo Tecnológico de Parque Patricios, donde cuenta con 100 empleados. Si no hay cambios en la decisión del Gobierno, esos 650 empleados de la planta de Florida quedarían sin trabajo al regreso de sus vacaciones. "El Ministerio de Producción ratificó que el arancel va a ser 0%, después de 10 meses de negociación donde no nos escucharon. No existe ningún producto que pueda competir con China, que tiene una moneda devaluada, subsidia la importación de componentes y productos, con un reintegro del 14%. China se está quedando con el mercado mundial", explicó Carlos Suaya, presidente de PC Arts Argentina, dueña de Banghó. "Desde esta semana y por 15 días, la planta de Florida está de vacaciones. La otra, en el polo tecnológico de Parque Patricios, seguirá produciendo. Hay que ver qué sucede con los ministerios de Trabajo y Producción. En caso de que no cambie la decisión, seguiríamos sólo con la planta de Parque Patricios, de 100 empleados, y la de Florida cerraría. Invertimos mucho en nuestras plantas estos años, contamos con líneas de chipeo, la equipamos mucho. Esperamos que, si el Gobierno no cambia, con el tiempo vea que se equivocó y poder reactivarla, que se dé cuenta que el trabajo hay que protegerlo", destacó Suaya. 


 "El sector propuso un proyecto al Gobierno para bajar costos, nos escuchó pero sigue igual, no hay diálogo. Podemos bajar costos entre las partes, podemos fabricar un buen producto a un precio internacional. No se entiende la medida. Con una pobreza de 32% no puede no reconocer que una planta genera cientos de puestos de trabajo, entre los directos y los indirectos, por las compras a proveedores", agregó. Y destacó que si el arancel se bajara al 16%, que es el fijado por el Mercosur para la extrazona, con arancel 0% para los insumos, serían competitivos y bajarían los precios. La esperanza de Banghó y de todo el sector está puesta en que el Gobierno baje de 35% a 16% el arancel, con 0% para la entrada de insumos para fabricar. "De ser así podemos seguir, porque tenemos costos industriales de 4,2%, somos competitivos, pero no nos escuchan", se quejó Suaya, y agregó que ningún producto argentino podría competir con arancel 0%, ni la industria automotriz. 

"El industrial que invierte y asume riesgos necesita que los planes industriales sean a largo plazo y no cambien cuando asume otro Gobierno", concluyó. Según fuentes del sector, hay otras empresas que están con graves problemas y podrían seguir los pasos de Banghó, como Novatech, Positivo BGH –joint venture de la argentina BGH con la brasileña Positivo– y Newsan. En estos dos últimos casos, las empresas fabrican otros productos y podrían trasladar empleados, aunque ya hubo suspensiones, según las mismas fuentes, porque la caída del consumo en 2016 no ayudó al sector de electrodomésticos en general. Muchas apuntan a estirar su producción gracias al Plan Conectar Igualdad, que les daría aire por unos meses más. "El plazo de una notebook es de seis meses, desde que se pide el primer insumo hasta que sale a la venta. Cuando el Gobierno anunció en octubre la quita de arancel, se cortaron los pedidos. Se fabrica con lo que queda de stock pero en febrero o marzo, a lo sumo, ese stock se terminará", dijeron. Por ahora, esperan que la presión de Brasil ayude a que el Gobierno baje el arancel a 16%, para seguir fabricando.

ARCHIVO DEL BLOG

VISITANTES TOTALES

BUSCADOR GOOGLE

WIKIPEDIA

Resultados de la búsqueda