domingo, 17 de diciembre de 2017

LA CREACIÓN DE UN CLIMA DESTITUYENTE.


      Por Joaquín Morales Solá/La Nación.- En la temprana mañana del jueves, día en que se realizó la reunión frustrada de la Cámara de Diputados, hubo escraches. Pintadas, carteles y pasacalles con insultos y amenazas adornaban el entorno de las casas de los diputados peronistas que iban a votar las reformas económicas. La operación para tumbar la sesión había comenzado. Desde el miércoles, la izquierda trotskista, los movimientos sociales y algunos sindicatos (sobre todo los estatales de ATE Capital, los bancarios y los empleados de la Anses, todos gremios kirchneristas) habían desquiciado la vida de la ciudad. El clima que crearon todos ellos, funcionales a los intereses judiciales del kirchnerismo, fue claramente destituyente. Destituyente de las instituciones o de Mauricio Macri. Es lo mismo. El Presidente expresa la estabilidad o la debilidad de las instituciones. En los próximos días se jugarán el destino de esas leyes y la suerte institucional del país. El presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó, fue destituido de hecho cuando un grupo de diputados kirchneristas, liderados por el increíble Leopoldo Moreau, lo dejó sin micrófono, que es el único instrumento que tiene para poner orden en el recinto. La Cámara se quedó acéfala durante minutos interminables, avasallada por la anarquía y el caos. Monzó había sido agredido antes en una emboscada también kirchnerista. Diputados de esa facción política denunciaron que había colegas en la puerta del edificio que no podían entrar. Monzó; Nicolás Massot, presidente del bloque de Pro, y el director de Ceremonial de la Cámara bajaron hasta la puerta de ingreso. Cuando salieron a la calle estaban efectivamente varios diputados kirchneristas, pero rodeados por algunos violentos que agredieron físicamente a Monzó. Cuando este volvió a ingresar a la Cámara, los diputados se fueron con los manifestantes. No querían entrar. Estaban Máximo Kirchner, Eduardo "Wado" De Pedro, Mayra Mendoza y Andrés "Cuervo" Larroque, entre otros.

INFORME SECRETO: LA ARMADA SABÍA QUE EL SAN JUAN FUE REPARADO CON MATERIAL INADECUADO.

La última foto de la tripulación completa del Submarino ARA San Juan. 

      Por Nicolás Wiñazki/C larín.- Elisa Carrió denunció a ex ministros de Defensa K por irregularidades en los arreglos del submarino. El San Juan tenía filtraciones de agua y hace un año navegaba con las baterías en mal estado. Junto a parte de su equipo, el viernes por la mañana la diputada Elisa Carrió presentó ante la Justicia una demanda donde acusa a ministros del área de Defensa de hechos de corrupción cometidos durante la era K. No cualquier hecho: acciones y omisiones graves durante la reparación del hoy perdido submarino San Juan. El mismo viernes, pero por la noche, el almirante Marcelo Srur fue desplazado de la jefatura de la Marina. Esta decisión del ministro de Defensa, Oscar Aguad: ¿está vinculada con la presentación judicial de Carrió? Al menos en un documento, sí: uno que compromete a Srur. Es el informe de una inspección técnica del submarino, a cargo de la propia Armada, y con fecha del 20 de diciembre de 2016. Un año atrás. El documento al que accedió Clarín estaba en conocimiento de Srur. Pero en el Gobierno lo detectaron hace poco. Otros informes de la Armada contradicen a esta auditoría anterior. Esta situación fue una de las razones por las que Aguad decidió desplazar al Almirante Srur como jefe de la fuerza. Todos esos informes serán parte de la investigación interna impulsada por el ministro que investiga qué pasó con el submarino. El informe lleva la calificación de “Secreto” pero integraría el conjunto de pruebas sobre posibles desmanejos en la Marina que aportó Carrió a la Justicia. Hace treinta y un días que el San Juan no aparece. Perdió contacto con tierra después de que su comandante avisara de que la nave había sufrido una avería. Llevaba a bordo a cuarenta y cuatro tripulantes. En su informe de diciembre de 2016, la Marina describe así el estado de ese buque de sumersión de guerra: “Las deficiencias encontradas en el equipamiento del ARA San Juan dificulta su alistamiento para cumplir con los planes de rigor”.