martes, 31 de julio de 2018

CAMBIOS EN EL ROL DE LAS FUERZAS ARMADAS. PRINCIPALES DIFERENCIAS DE LA NUEVA POLÍTICA DE DEFENSA RESPECTO DE LA UTILIZADA POR EL KIRCHNERISMO.

El Presidente de la Nacion Mauricio 
Macri Con los Militares en Campo 
de Mayo (imagen tv)

Por Natasha Niebieskikwiat/Clarín.- Tal como adelantó Clarín, el Poder Ejecutivo estableció a través de un decreto las nuevas prioridades de las Fuerzas Armadas. El Gobierno oficializó este martes la Directiva de Política de Defensa Nacional a través del decreto 703/2018. Con la firma del presidente Mauricio Macri, su jefe de Gabinete, Marcos Peña y los ministros Oscar Aguad (Defensa) Patricia Bullrich (Seguridad) y Jorge Faurie (Relaciones Exteriores), el mismo establece las nuevas prioridades de las Fuerzas Armadas.
Algunas ya se conocen, como la incorporación por normativa de las FFAA a tareas de Seguridad Interior, con apoyo logístico, principalmente en las fronteras para controlar también narcotráfico y terrorismo, y el cuidado de los llamados "objetivos estratégicos". De la nueva teoría con la que se regirán las fuerzas participó en primera instancia el secretario de Asuntos Estratégicos, Fulvio Pompeo, quien es ahora también consejero presidencial en cuestiones de Defensa y Seguridad, y ya no sólo en temas de política exterior. Y cuyo oficina está bajo la órbita de jefatura de Gabinete a cargo de Marcos Peña. Una lectura por parte de Clarín del nuevo texto - el decreto más 39 páginas de anexos- observa semejanzas con la vieja ley de defensa de 1988 pero también importantes diferencias con el decreto 2645/2014 que oficializó su Directiva de Política de Defensa Nacional del gobierno de Cristina Kirchner. Una de esas diferencias es que el 703/2018 de este martes, en su capítulo I cuando hace una "Apreciación del Escenario Global y Regional Diagnóstico Global", ubica a la Argentina como participe activo en el Mercosur "partir del cual ha promovido el acercamiento a la Alianza del Pacífico y también su participación en el sistema de Naciones Unidas y Organización de Estados Americanos". 


 Venezuela y América del Sur 

El texto realiza un resumen del escenario donde marca que Venezuela tiene "un régimen autoritario, que viola de manera sistemática las libertades fundamentales y los derechos políticos de sus ciudadanos". Además, señala que la "crisis política, humanitaria, social y sanitaria" que atraviesa el país caribeño "atenta contra la consolidación de la zona de paz sudamericana, dado que afecta negativa la estabilidad de la región especialmente la de los países vecinos" En cambio, el anterior decreto hablaba permanentemente de la República Bolivariana de Venezuela en términos de un estado entre los más solidarios con Argentina y entre los que sufrió "episodios de ruptura o desestabilización del ordenamiento democrático", junto a Bolivia, Honduras, y otros. América del Sur se caracteriza por ser una de las zonas del mundo con menor gasto militar. Y dice que pese a que una mayor inversión en la última década en Brasil, Perú y Chile, ello "no ha estado asociado a una política de balance de poder, sino más bien a procesos de modernización y renovación de medios." Sin embargo, "la ausencia de conflictos militares en la región se contrapone con el aumento de problemáticas de seguridad transnacional", como el narcotráfico, lavado de dinero, tráfico de personas y eventualmente terrorismo". ​Sobre éste último hay riesgos y que entre ellos figuran: la competencia por recursos estratégicos, los ataques externos a objetivos estratégicos -publicados por Clarín en su edición de este martes- , la utilización del ciberespacio con fines militares, el impacto de la criminalidad transnacional. Y en ese espacio donde la nueva DNPD afirma -a diferencia de la anterior- que debe existir control de zonas calientes y puntos críticos; entre ellas la Triple Frontera entre la Argentina, Brasil y Paraguay. "La principal preocupación de seguridad en esta zona fronteriza refiere a los flujos de financiamiento para organizaciones vinculadas al terrorismo islámico, o bien en su rol como escala de tránsito y entrenamiento de células terroristas". 

 Multilateralismo 

La nueva DNPD tiene los siguientes capítulos: I Apreciación del Escenario Global y Regional Diagnóstico Global; II Posicionamiento Estratégico de la República Argentina en materia de Defensa, III Prioridades y lineamientos para la reforma del Sistema de Defensa Nacional En el capítulo I, sobre "Apreciación del Escenario Global y Regional Diagnóstico Global", la nueva DNPD reconoce la crisis del multilateralismo ("un deterioro" dice aunque se para a favor de éste) y habla también de la irrupción y actuación de super poderes con sus propios intereses ya sea de países como Estados Unidos, China, afirma. Durante décadas, la comunidad internacional promovió la creación de reglas, consensos y acuerdos compartidos que facilitaron la integración económica, el desarrollo de las naciones y la cooperación en beneficio de los Estados. Señala, "sin embargo, la fortaleza de este sistema enfrenta desafíos asociados a la creciente autonomía de actores estatales y no estatales de diverso peso relativo y atributos de poder". Afirma que la lenta y desigual recuperación de la economía global, la crisis de refugiados que atraviesa Europa, la propagación del terrorismo extremista en el mundo y el auge de movimientos nacionalistas han añadido mayor complejidad a la cooperación entre los Estados. "El debilitamiento de la predisposición al multilateralismo no es homogéneo ni irreversible", remarca. Y pone como ejemplo la prédica de bloques como la Unión Europea, G20, OCDE. Estos " expresan la aún persistente confianza en la utilización de instancias de articulación internacional y gobernanza global" La doctrina de 2014 era una visión diferente en la que se afirmaba que tras la caída de la Unión Soviética -dice el decreto del kirchnerismo- Estados Unidos quedó como "única superpotencia reinante", y advertía "la tendencia estadounidense al comportamiento unilateral desde el punto de vista estratégico-militar", de ahí la reiterada apuesta de la anterior doctrina a la Unasur y al Consejo de Defensa Sudamericano que no está ni mencionado en el decreto de Macri. 

 La Defensa Nacional​ 

El decreto 703/2018 publicado este martes a la mañana afirma que hoy la Defensa Nacional trasciende a otras dependencias del Estado como las Relaciones Exteriores; la Seguridad Estratégica, la Inteligencia, la Economía, la Investigación y el Desarrollo Tecnológico, entre otras. Y advierte que tener estas funciones "no implica desatender las responsabilidades propias del Sistema de Defensa Nacional". Pero en cumplimiento de varias funciones, el Instrumento Militar de la Nación priorizará, en tiempo de paz, el desarrollo de los siguientes tipos de operaciones: 1. Vigilancia y control de los espacios soberanos 2. Protección de Objetivos Estratégicos 3. Apoyo a la Política Exterior 4. Apoyo al Sistema de Seguridad Interior 5. Apoyo a la Comunidad 6. Apoyo a la generación de conocimiento científico. Estos puntos quedaron a la luz la semana pasada con la publicación del decreto 683 que reemplazó entre otros al 727 de 2006. Los procesos de modernización militar priorizan el empleo de las nuevas tecnologías de la información y las comunicaciones, de vigilancia y control de los espacios, el fortalecimiento del accionar militar conjunto, la flexibilidad e interoperabilidad de medios y el despliegue rápido de elementos en el territorio, dice el nuevo decreto que refiere también de manera explícita al peligro de las "armas químicas, biológicas, radiológicas y nucleares, así como de las tecnologías misilísticas que permiten su proyección" y que "constituyen una amenaza a la paz y la seguridad internacional". 

 Malvinas​ 

La otra diferencia sideral con el decreto que regía la Directiva de Política Nacional de Defensa radica en la cuestión sobre el conflicto de soberanía por las islas del Atlántico Sur. La nueva DNPD señala que la Argentina "mantiene su reclamo de soberanía" sobre las Islas Malvinas, Georgias del Sur y Sandwich del Sur pero que "la reciente mejora en la relación" con el Reino Unido "contribuye al logro de este objetivo nacional irrenunciable, ya que favorece un espacio de oportunidad para incrementar la cooperación bilateral y promueve el interés nacional de preservar y explotar los recursos naturales allí existentes." El anterior decreto, que se oficializó en términos de tensión con el Reino Unido realizaba una fuerte embestida contra el incumplimiento del llamado al diálogo del Reino Unido y lo hilaba al llamado de la ONU a que el Atlántico Sur se un sitio libre de armas. Un punto importante si se tiene en cuenta que el kirchnerismo denunció que Gran Bretaña había militarizado el Atlántico Sur. La nueva DPND señala que el Atlántico Sur como las islas en disputa constituyen un "área de valor estratégico" para la Argentina por sus "enormes reservas de recursos naturales (habla de los hidrocarburíferos y pesqueros), por ser vía principal de nuestro comercio internacional, la proyección natural de los intereses nacionales hacia el continente antártico y como regulador climático global". 

 Personal Militar 

Y en lo que hace al personal del ministerio de Defensa vale destacar que también se viene una reforma. "El Ministerio de Defensa elaborará y elevará al Poder Ejecutivo Nacional un proyecto de Ley de Personal Militar que reemplace la Ley N° 19.101 vigente, dice. "El desarrollo de esta tarea, que contará con el asesoramiento técnico militar del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas de los Estados Mayores Generales deberá contemplar la totalidad del ciclo profesional del personal militar". Aunque no dice cómo, afirma que el objetivo rector será incrementar la eficiencia y eficacia de las Fuerzas Armadas para cumplir con su misión a través de un nuevo marco normativo organizacional incorporando criterios modernos de gestión de recursos humanos. El proyecto preverá los incentivos necesarios para retener las nuevas generaciones de militares y civiles para la defensa en las modalidades de: personal permanente, incorporado por tiempo determinado y de reserva.