sábado, 23 de junio de 2018

UN OBISPO CERCANO AL PAPA SALIÓ A APOYAR EL PARO DE LA C.G.T. Y CRITICÓ DURO AL GOBIERNO.

Lugones, Stanley, Vidal
y Ojea, con caras serias. 
Foto: Fabián Gastiarena 


Por Guillermo Villarreal/Clarín.- Habló en Mar del Plata, frente a Vidal y a Stanley. Qué dijo. La gobernadora María Eugenia Vidal apoyó su discurso en la importancia de “no sólo estar”, sino de “hacer”, y enumeró programas que su gobierno lleva adelante para atender a los más pobres en la provincia, pero para la apertura de la Semana Social de la Iglesia, la última palabra se la guardó el obispo más cercano al Papa Francisco, que punzante le enmendó un tercer verbo a la voz de la mandataria: “También es necesario sentir, hace falta sensibilidad social”, criticó monseñor Jorge Lugones.
Sin ambiguedades, el obispo se metió en la discusión de paritarias y le hizo un guiño al sindicalismo por el paro del lunes. Monseñor Lugones, presidente de la Comisión Episcopal para la Pastoral Social (Cepas), en la previa al encuentro en un hotel del gremio de Luz y Fuerza en Mar del Plata le apuntó directamente al gobierno: “No puede ser que a algunos trabajadores se les dé un 25 % de aumento y a los docentes un 15% en tres cuotas”, señaló en una comparación entre el acuerdo que cerró Camioneros y la oferta de la gobernadora bonaerense a los maestros. En la misma línea, el religioso le hizo un guiño al paro general convocado por la CGT para el lunes al mencionar que el derecho a "la huelga" es "una herramienta que propone la doctrina social de la iglesia cuando se dan situaciones de injusticias sociales" y afirmó que "también hay injusticias dentro de los aumentos". Lugones es el obispo de confianza del Papa Francisco y además, tío del ex intendente kirchnerista de La Plata, Pablo Bruera, y de Mariano Bruera, actualmente detenido por estar acusado de liderar una banda de ex funcionarios de la Municipalidad, que durante la gestión de su hermano, se dedicaba a coimear a los beneficiaron del plan Procrear. El obispo habló y se mostró cercano al paro de la CGT del próximo lunes al encabezar el lanzamiento de la iniciativa "Democracia: un camino de servicio a los pobres" y que, este año, estará ligada a los 35 años que se cumplen de la última dictadura militar. Por eso, Lugones hizo hincapié en el diálogo. “La Pastoral se da en un momento importante para poder lograr que el dialogo sea efectivo, porque muchas veces el dialogo parece unipersonal, porque hablamos y en el dialogo realmente hay dos partes y no solo tenemos que oír sino también escuchar", expresó en el obispado de Mar del Plata junto al obispo de esta ciudad, Gabriel Mestre.

 Acompañada por la ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley -las recibió en una audiencia privada el Papa Francisco a comienzos de junio-, la gobernadora reconoció que “para nadie es indiferente que estamos atravesando un momento difícil” aunque advirtió que el país “está en un momento difícil en el mejor camino posible”. Según Lugones, el objetivo es lograr que los temas importantes estén en la "agenda pública", entre los que mencionó "los temas sociales, el trabajo esclavo, el trabajo infantil, los desocupados, las escuelas públicas deterioradas, el promedio deficiente de clases en la provincia de Buenos Aires, el narcotráfico y el consumo de sustancias, además de los problemas alimentarios. Estamos en una emergencia, queremos que salga una Ley de emergencia alimentaria, porque estamos en una situación de precariedad grave”. Participarán hasta mañana dirigentes de distintos espacios, sindicalistas y funcionarios, quienes ayer aplaudieron a los religiosos varias veces, la primera de modo sostenido cuando monsenor Oscar Ojea, obispo de San Isidro, lamentó que “los pobres sean los que tengan que pagar el ajuste”.