sábado, 23 de junio de 2018

MACRI LE PASA FACTURAS A LA UCR POR LA LEY SOBRE TARIFAS.


Por Carlos Tórtora/El Informador Público.- En el almuerzo a solas que compartieron la semana pasada, Mauricio Macri y Ricardo Lorenzetti se habrían cruzado no pocos reproches. El presidente de la Corte le habría comentado al primer magistrado su hartazgo por las denuncias en su contra -incluido el juicio político- que promueve Elisa Carrió, la aliada-disidente del PRO que encabeza la ofensiva contra el primero.
Ésta ahora intenta tejer una trama para que Horacio Rosatti lo suceda a Lorenzetti en la próxima renovación de autoridades de la Corte. Hasta ahora, los operadores judiciales del macrismo hicieron algunas movidas a favor de otro presidenciable del tribunal, Carlos Fernando Rosenkrantz. Este último, pese a contar con bastantes apoyos, insistiría en no entrar en la pelea por la sucesión de Lorenzetti. A todo esto, los radicales creen tener espacio para terciar también en la decisión sobre el presidente de la Corte, al mismo tiempo que pujan por colocar al tercer miembro de la Cámara Nacional Electoral. Este tribunal clave tiene uno de sus tres sillones vacantes desde tiempo atrás y sus actuales integrantes, Santiago Corcuera y Alberto Dalla Via, están desde hace mucho tiempo próximos a la UCR. 


 Factura pendiente 

El caso es que Macri estaría cada vez más lejos de ceder ante las maniobras de sus aliados radicales para ocupar nuevos espacios de poder. Su actual resentimiento con la UCR tiene motivos bastante recientes. Macri estaría convencido de que la disconformidad de los radicales y de Carrió con el tarifazo fue el factor que disparó la unidad de cristinistas, massistas y del interbloque Argentina Federal. Éstos se sintieron obligados a ir por más y así consiguieron darle media sanción al proyecto sobre tarifas, que terminó luego en el veto presidencial, costándole a Macri su descenso marcado en las encuestas. Desde entonces, se habría reavivado la desconfianza de Macri hacia sus principales aliados.