sábado, 5 de mayo de 2018

HUGO MOYANO, UN OBISPO VATICANO Y LAS MAFIAS.

 Sánchez Sorondo, Hugo Moyano y Gustavo Vera, en el Congreso
 Nacional de la Red Antimafia.



        Por Ricardo Roa/Clarín.- Con aval de la Iglesia, el jefe camionero se monta a una red contra el lavado, delito por el que lo investigan. En la foto aparece Hugo Moyano hablando desde la cabecera de la mesa. Lo flanquean el obispo vaticano Marcelo Sánchez Sorondo y el amigo-vocero del Papa Gustavo Vera. Detrás de ellos hay un cartel con letras grandes: Red Nacional Antimafia, por una Argentina sin mafias. Sin comentarios. Todo a la vista. El encuentro ocurrió hace poco más de dos semanas en un local del sindicato de Camioneros. Y entre los grandes objetivos proclamados por la red figura la lucha contra el lavado de dinero, un delito que tiene a Moyano contra las cuerdas o que amenaza poner a Moyano contra las cuerdas.  Eso es lo que dicen datos y pruebas recolectados en una investigación judicial sobre su gestión en Independiente. Los tiene en su poder el juez federal de Quilmes Luis Armella a partir del testimonio de un arrepentido: Pablo Bebote Alvarez, ex jefe de la barrabrava. Se acumulan en una bolsa donde hay de todo: La contratación de jugadores lesionados y sobrefacturados. Ya fueron allanadas oficinas de la AFA y de Agremiados. Analizan el papel del ex dirigente Fabio Fernández y un paquete de transferencias de plata a paraísos fiscales. También depósitos derivados a mesas de dinero locales. Está en la mira el fideicomiso Aristides en el que figuran Moyano, Héctor Maldonado y la ex tesorera del club, Liliana Toribio. Viajes de la barra y de dirigentes al interior y al exterior que fueron inflados para quedarse con la diferencia. Algunos fueron bancados por Camioneros.
Las facturas terminaban en las empresas Turismo Martín SRL y JBUS SRL. Desvío de fondos provenientes de la venta de entradas y de la venta en negro de entradas. Y de bonos truchos. De esas maniobras habría participado la compañía Integradores SA. Un capítulo especial es el de las extorsiones a empresas como Loma Negra, Acindar y Kalciyan, la más grande fábrica de vidrios de la Argentina. Todo para terminar obras en el estadio. Aprietes a través del sindicato y similares a los que acostumbra hacer el sindicato. Esas operaciones o parte de esas operaciones eran blanqueadas con la constructora Ancora SA, de la esposa de Moyano y a la que Moyano colocó como gerenciadora de la obra social de Camioneros. Otra empresa en la mira sobre el lavado de dinero es Global Finanzas, de Fabio Fernández y dueño a la vez de la cadena de restoranes Pertutti. Su mansión en el country Abril fue allanada por el juez en lo Penal Económico Pablo Yadarola. Moyano tiene siete causas abiertas. Y en el medio una muy notoria: OCA, que ocupa a 7000 camioneros y supo ser líder del negocio postal. Está en concurso de acreedores y tambalea. Pese a eso sponsorea a Independiente, donde el combo de violencia y corrupción que empezó a destapar la Justicia nadie sabe adónde puede terminar. Cuesta entender qué hace el canciller de la Pontificia Academia de las Ciencias del Vaticano abrazando a Moyano en una cruzada antimafia.

CARTIER BRESSON

Noticiasverdad's CARTIER BRESSON album on Photobucket