lunes, 18 de septiembre de 2017

MIL DÍAS DESPUÉS, ARRANCA LA VERDADERA INVESTIGACIÓN POR EL ASESINATO DE ALBERTO NISMAN.

 Cristina Kirchner y Alberto Nisman. (Hermenegildo Sábat)

      Por Héctor Gambini/Clarín.- La hipótesis principal ya no está en los asados, sino en el expediente judicial. La junta de la Gendarmería que trabaja sobre la muerte de Nisman volverá a reunirse este miércoles buscando los términos del documento final que le presentaría al fiscal Eduardo Taiano antes de fin de mes. Con la hipótesis del asesinato como estandarte principal, la pregunta acerca de cómo murió Nisman, que empantana el caso desde hace ya casi 1.000 días, agoniza: a Nisman lo mataron. Ya no en la consideración de la opinión pública, en las columnas de los analistas, en los asados de los domingos ni en las mesas de los bares. En el expediente judicial. Este no es el fin de la investigación sino el principio. ​Con ese escenario resuelto, ¿cómo comienza el verdadero caso Nisman, el de su asesinato? Con algunas claves para desentrañar. El arma "vieja" que Lagomarsino dijo llevarle a Nisman estaba cargada con balas de alta tecnología y punta hueca, como las que usan los sicarios en los crímenes por encargo. El experto que le enseñó a tirar a Diego Lagomarsino es un ex agente de Inteligencia de la Fuerza Aérea que conocía a Nisman desde cuando el fiscal era secretario judicial del caso del asalto al cuartel de La Tablada, en 1989. Este agente es también quien recomendó a Lagomarsino para trabajar con Nisman. Casi nadie en la fiscalía especial AMIA conocía a Lagomarsino como experto informático. Muchos ni sabían quién era y declararon que él jamás les arregló ninguna computadora. Lagomarsino tenía acceso remoto a los dispositivos de Nisman y está probado que hubo movimientos en la computadora y el celular cuando el fiscal ya estaba muerto, ahora que la junta de peritos llevaría la hora del homicidio a las 2 de la madrugada del domingo 18 de enero de 2015.

Son sugestivas las páginas que navegaron quienes quisieron hacerse pasar por Nisman durante la mañana de ese día. Escribieron en Google la palabra psicodelia, como si el fiscal hubiera sentido curiosidad por las sensaciones alucinógenas. Ahora se supo que le habían dado ketamina en una dosis que le hubiera impedido hasta apretar un gatillo. Nisman era espiado todo el tiempo. Cuando entraba y salía de su departamento, agentes de Inteligencia modulaban por radio "Entra Delta Main" o "Sale Delta Main". Aún no se sabe el significado exacto de esa clave ni quiénes recibían los datos de esos movimientos. En la escena del crimen estuvo la plana mayor de la Policía Federal, que respondía directamente al ex secretario de Seguridad Sergio Berni. 

Entre ellos, el comisario Roque Luna, jefe de Inteligencia de la fuerza, que fue pasado a retiro siete meses después de la muerte de Nisman sin ninguna explicación oficial. Aunque están en disponibilidad, los custodios de Nisman, que lo buscaron 11 horas mientras el objetivo de su protección ya estaba muerto, siguen perteneciendo a la Federal. Quizá recuerden algo más de aquella búsqueda parsimoniosa y aletargada que nadie entendió nunca. También está la ex presidenta. Cristina Kirchner debería contar cómo fue que se enteró de la muerte del fiscal que la había denunciado cuatro días antes. Mil días después, arranca la verdadera investigación por el asesinato de Alberto Nisman Cristina, hablando de Nisman. Berni dijo que fue él quien le contó, pero ella dijo por cadena nacional que había sido la ministra de Seguridad Cecilia Rodríguez. Hasta hoy no sabemos qué dijo al enterarse. Ni qué órdenes dio. Sucedió mientras Berni y sus policías -en términos políticos, la propia Cristina- caminaban por la escena del crimen con los recaudos y la delicadeza de una manada de búfalos. ¿Fue antes, durante o después de eso cuando se borraron todas las huellas del departamento?

WIKIPEDIA

Resultados de la búsqueda

ARCHIVO DEL BLOG

VISITANTES TOTALES

BUSCADOR GOOGLE

Entradas populares

HENRI CARTIER-BRESSON

Noticiasverdad's CARTIER BRESSON album on Photobucket