martes, 27 de junio de 2017

MAYER: "LAS PYMES PUSIERON EL FRENO DE MANO CON EL EMPLEO POR LOS JUICIOS".


      Por Natalia Donato/El Cronista.- El funcionario participará de un acto por el Día Internacional de las Pequeñas y medianas empresas. Anticipó que trabaja para mejorar el crédito y simplificar trámites. La alta presión tributaria, la complejidad y burocracia estatal para realizar trámites y los costos laborales no salariales se encuentran al tope de los problemas que las pequeñas y medianas empresas le plantean al Gobierno en cada encuentro que tienen con los funcionarios.
En el inicio de la "semana pyme", en la que habrá distintas actividades vinculadas con el sector entre las que se destaca hoy el festejo del Día Internacional Pyme en Tecnópolis, el secretario de Emprendedores y Pymes, Mariano Mayer, manifestó, en una entrevista con El Cronista, que "hoy las pequeñas y medianas empresas están muy preocupadas por los juicios laborales y tienen el freno de mano puesto para contratar trabajadores". 


 –¿La falta de actividad no es el principal problema por el cual las empresas no toman gente? 

 –Hay sectores que ya están para crecer y están con el freno de mano para emplear gente, no tanto por los costos laborales, que de por sí son elevados, sino porque a ese costo le agregan la incertidumbre de que el trabajador le haga un juicio. El tema laboral es el primero que surge cuando nos juntamos con las pymes y ahí es donde decidimos dar la pelea; es una batalla que hay que dar ahora. Necesitamos que las pymes generen empleo. Entre otras acciones, apostamos a que todas las provincias se adhieran a la ley de Riesgos de Trabajo (ART).  

–¿Avanzarán con la rebaja de las contribuciones patronales para alentar también la formalización y la creación de más empleo? 

 –Sí. Será parte de la reforma tributaria que está trabajando el Ministerio de Hacienda. De los 6 millones de empleos formales, 4 millones lo generan las pymes, a lo que se suman los 3,5 millones de monotributistas y entre 3 y 5 millones de personas que pertenecen a la economía social y popular, muchas de las cuales son emprendedores y podrían volcarse al mercado formal. Con la ley Pyme, ya les bajamos casi 5 puntos de presión tributaria a las pymes. No alcanza, pero para eso Dujovne trabaja en la reforma integral. 

 –¿Cuántas empresas están accediendo a los beneficios de la Ley Pyme? 

 –Ya tenemos 300.000 registradas, pero hay 800.000. Nos falta un largo trecho. Por un lado, porque hay pymes que aún no se enteraron; y por otro, porque hay muchas que piensan que una pyme es sólo una fábrica. Por eso, lanzamos recientemente la campaña "Sos pyme", para que tomen conciencia los comercios, una ferretería, un consultorio médico, un estudio de grabación, de que pueden acceder a los beneficios impositivos de la ley. 

 –¿En qué están trabajando para impulsar el crecimiento de las pymes en un contexto de altas tasas y caída de actividad? 

 –Seguimos apostando a mejorar el financiamiento, mediante el perfeccionamiento del sistema de garantías, así como aprovechar las nuevas tecnologías y la simplificación de todos los trámites que deben realizar las pymes. A veces, más allá de los inconvenientes usuales de papeles, hay un tema de dificultad en el proceso de pedir un préstamo. Y eso lo queremos simplificar. También está todo el trabajo que está realizando el BICE, con el Primer Crédito Pyme; los créditos como los del Fonapyme; y el sistema de bonificación de tasa. Sabemos que no alcanza y que todavía tenemos un largo camino por recorrer. 

 –¿Cuántas pymes acceden a financiamiento? 

 –Menos del 30%. El sistema financiero total es de 15 puntos sobre el PBI, que es muy chico. Y lo que le toca a las pymes es mucho menor aún. 

 –Pese a todos los esfuerzos, hoy las tasas de interés siguen siendo altas. ¿Qué perspectiva tiene respecto de su evolución para que comience a reactivarse el crédito? 

 –Sería muy fácil tomar medidas cortoplacistas, pero eso tiene patas cortas. Lo mismo pasa con el tipo de cambio. Hemos decidido que lo importante es bajar la inflación. Esta vez, no vamos a buscar competitividad con una devaluación fuerte y siendo más baratos. El que elegimos es el camino más difícil y tortuoso, pero de a poco vamos domando a la inflación y en 2018 vamos a estar con muchas mejores tasas. 

 –¿Cómo analiza la evolución de la actividad en las pymes? 

 –Hay algunos sectores mejor que otros. Los industriales están mucho más afectados, no sólo por el mercado interno sino también por Brasil. Pero hay otros que están creciendo. De a poco, cada vez hay menos rojos y más verdes en el semáforo de actividad. 

 –¿Cuántas pymes cerraron en 2016? 

 –Todos los años nacen y mueren empresas. Es importante que el balance sea positivo. De todos modos, el año pasado el neto fue negativo en unas 5000 a 6000 pymes.