lunes, 5 de junio de 2017

CRISTINA, POR EL CAMINO DE ANÍBAL FERNÁNDEZ Y MENEM.

      Por Luis Majul/El Cronista.- Si Cristina Fernández no es tonta, no será candidata ni a diputada nacional ni a senadora nacional en las próximas elecciones de medio término. Porque corre un triple riesgo. Uno: el de perder en las PASO de agosto contra Florencio Randazzo. Dos: el de caer derrotada frente al postulante de Cambiemos, sea éste Esteban Bullrich o cualquier otro, con el determinante apoyo de la gobernadora María Eugenia Vidal. Y tres: el riesgo de poner el cuerpo en una campaña para defenderse de las imputaciones de corrupta y el procesamiento como miembro y jefe de una asociación ilícita armada para delinquir. Randazzo ya aseguró que competirá en las primarias abiertas. Contra ella o contra cualquier candidato que ella pueda designar, como Daniel Scioli.
Es difícil que el ex ministro se arrepienta o que acepte negociar una lista de unidad como la que propone la ex presidenta. Todas las encuestas previas sostienen que Cristina lo vencería por mucho. Pero el ‘Flaco’ afirma que tiene medido el comportamiento electoral que le permitiría superarla haciendo que los electores independientes lo elijan a él solo para evitar que ella triunfe y se reposicione para las elecciones de 2019. 

 Pero supongamos por un momento que la ex jefa de Estado se presenta y le gana las internas a Randazzo ¿cómo se perfilaría el panorama electoral? Quienes desean que Cristina juegue, como los miembros de Carta Abierta, dicen que ella saldrá fortalecida. Pero los consultores de Cambiemos opinan que ese sería el mejor escenario para el oficialismo, ya que polarizaría la elección y el votante estaría obligado a optar entre el supuesto pasado y el presunto futuro. "Cristina se transformaría en el Aníbal Fernández de 2017", me dijo un intendente de Cambiemos que recibe encuestas de manera frecuente. En su última aparición pública, Cristina dio a entender que solo sería candidata si su presentación se transformara en algo absolutamente necesario. Intentó bajarle el precio a Randazzo con el argumento de que no tendría sentido, para ella, competir con alguien que había sido su ministro durante tantos años. Le envió, además, un mensaje de ‘cortesía’ para trabajar en una lista de unidad. Pero el hombre de Chivilcoy no acusó recibo. Sabe que el de la líder del Frente para la Victoria es un abrazo de oso. No quiere mezclarse ni pasar cerca de lo que representa la ex jefa de Estado. Y menos de sus incondicionales de La Cámpora. El tercer inconveniente de Cristina es su juego de campaña. 

Si decide ocupar el terreno, tanto los candidatos de Cambiemos como Sergio Massa y Margarita Stolbizer harán hincapié en los delitos que se le imputan, incluida la sospecha de traición a la patria por la firma del memorámdum de Entendimiento con Irán. Pero si no lo hace su figura, de todos modos, será uno de los principales motivos de controversia electoral, así como la gestión del Presidente Mauricio Macri se pondrá sobre la mesa, aunque no sea candidato. La pregunta, entonces a esta altura, es si no le convendría más a Cristina Fernández salir de la pelea cuerpo a cuerpo, bendecir a un candidato como Scioli o Verónica Magario y preservarse, para no destruir el mito de un invencibilidad. La otra variable que nadie suele incluir en los análisis previos es la influencia que ejerce el diputado nacional Máximo Kirchner sobre la voluntad de su madre. Aunque el hijo de Néstor y Cristina mandó a decir varias veces que el preferiría preservar a su mamá, la verdad es que sus amigos de La Cámpora lo presionan para que Ella encabece la lista: es la única manera de garantizarse un lugar y la continuidad de su carrera política. El último elemento de análisis para saber si Cristina va a participar en la competencia electoral es la evolución de las causas judiciales. Los que analizan los expedientes de Comodoro Py argumentan que si la viuda de Néstor Kirchner, con semejante cantidad de procesamientos confirmadas, todavía no fue presa, es difícil que la priven de su libertad de manera inmediata. 

Pero hay fiscales y jueces, los mismos que la investigan, que esperan enviar a Cristina a juicio oral, antes de fin de año, para empezar a enjuiciarla el año que viene, o, a lo sumo, a partir de 2019. Un magistrado que se reconoce peronista define a la ex presidenta como una gran prestidigitadora, cuyo único objetivo es hacerle creer a los demás que sigue siendo la mejor de todas. El juez, sin embargo, cree que su destino no será muy distinto al de Carlos Menem. La ve como la líder de una fuerza cada vez más residual, con un techo de no más del 25% de los votos y un futuro más cerca de la cárcel que de una oficina en alguna de las cámaras del Parlamento. "Carlos está libre porque él, a pesar de todo, no se dedicó a perseguir a los compañeros, ni obró con saña, resentimiento ni deseos de venganza personal. Pero si, al final, Cristina va presa, a nadie se le va a caer una lágrima, más allá de su familia y sus incondicionales", me dijo. Si se siguiera este razonamiento al pie de la letra, la única esperanza que le quedaría a la ex presidenta para no ir presa es ganar las elecciones, o rezar para que a Macri le vaya muy mal. Al extremo de no poder terminar su mandato. Eso, hasta hace un par de meses, rondaba en la cabeza y el deseo de muchos dirigentes del Frente para la Victoria. Ahora parece tan improbable como un triunfo rutilante de Cristina.