viernes, 26 de mayo de 2017

LA DELACIÓN DE ODEBRECHT LLEGA A LA ARGENTINA: LA JUSTICIA BRASILEÑA LE REMITIRÁ A GILS CARBÓ EL CAPÍTULO CRIOLLO DEL "LAVA JATO".

      Por iProfesional.- La fiscalía general de Brasil empezará a entregar a la Procuradora General de la Nación, Alejandra Gils Carbó, los videos de los delatores y documentos sobre los sobornos pagados en la Argentina por parte de la constructora. Será a partir del próximo jueves, 1º de junio La fiscalía general de Brasil entregará a partir del jueves próximo -1º de junio- a la Procuradora General de la Nación, Alejandra Gils Carbó, los videos de los delatores y documentos sobre los sobornos pagados en Argentina por parte de la empresa brasileña Odebrecht. No obstante, no habrá divulgación pública del contenido. Se trata de uno de los capítulos extranjeros de la delación premiada de los 77 ejecutivos de Odebrecht más el mandamás de la compañía, la más grande empresa de ingeniería de América Latina, eje del caso conocido en Brasil con el nombre de Operación Lava Jato. Según la confesión de la propia empresa, las coimas habrían alcanzado los u$s35 millones entre el 2007 y el 2014. Así lo expresó la constructora ante el Departamento de Justicia de Estados Unidos, donde, con el objetivo de pagar multas y poder seguir operando, reconoció el pago de sobornos en al menos 12 países. 

 Odebrecht y la fiscalía general de Brasil, conducida por el procurador general Rodrigo Janot, firmaron un acuerdo en diciembre que vence el 1º de junio, un plazo pedido por la empresa para negociar acuerdos en los países donde quiere seguir operando por los delitos cometidos antes de que se conozca el contenido del proceso. El trámite de la liberación del expediente es parte de un acuerdo entre las fiscalías generales de cada país. Por eso, según los portavoces brasileños, apenas cumplido ese plazo, la Procuración General de la Nación, en Argentina, tendrá el acceso oficial a los documentos, que pueden enviarse en forma física, por valija diplomática, como ha ocurrido en otros casos, o como parte del acuerdos de cooperación internacional ya vigentes entre la justicia, independientemente de la Cancillería. “No tenemos previsto renovar el plazo de este acuerdo con Odebrecht. El secreto de sumario se levanta apenas para enviarlo a los demás países, no para publicidad”, precisaron las fuentes. A cargo del trámite se encuentra la Secretaría de Cooperación Internacional de la Procuración General de la República de Brasil, que, por ejemplo, envió vía valija diplomática, por un acuerdo bilateral, videos y documentaciones a República Dominicana. 

 Los archivos están todos digitalizados y serán entregados en discos rígidos, en tanto ni los videos ni los documentos probatorios de las delaciones (mails, pasajes de avión, gastos de hotel, escritos, papeles corporativos y oficiales) están traducidos al español. Odebrecht pagará una multa de unos u$s1.300 millones y acuerdos de lenidad en Brasil (el 70% de ese valor), Estados Unidos y Suiza, como parte del acuerdo de delación premiada firmada luego de haber sido descubierta realizando cartel y pagando sobornos en la empresa petrolera estatal Petrobras. El nivel de actuación de la empresa corruptora incluyó obras de infraestructura en general y la creación, dentro de la propia estructura de la firma, de un departamento de sobornos a políticos y financiar ilegalmente campañas electorales. El acuerdo permitirá al heredero del imperio bahiano de la ingeniería, Marcelo Odebrecht, comenzar a dejar la cárcel en diciembre próximo bajo el régimen de libertad vigilada, contra los 19 años de prisión a los que fue condenado por el juez Sergio Moro, quien desde 2014 investiga el mayor caso de corrupción en la historia de brasileña. La cooperación de la información sobre los sobornos de Odebrecht fue firmada por el 16 de febrero pasado en Brasilia por los procuradores generales y de Brasil, Argentina, Chile, Colombia, Ecuador, México, Panamá, Perú, Portugal, República Dominicana y Venezuela. En este acuerdo de ocho puntos, que de la parte argentina fue suscrito por Gils Carbó y el fiscal nacional de Investigaciones Administrativas, Sergio Rodríguez, se prevé un trabajo conjunto respecto de los papeles y delaciones filmadas de los ejecutivos y ex ejecutivos de Odebrecht. 

 Presión 

El Gobierno, ex funcionarios nacionales y empresarios siguen expectantes el devenir del caso Odebrecht, que podría convertirse en la réplica doméstica del "Lava Jato" brasileño. La constructora brasileña admitió haber pagado u$s35 millones en coimas en la Argentina para ganar las licitaciones de distintas obras. Poco a poco, las investigaciones en torno a las revelaciones comienzan a avanzar en Tribunales. Mientras el miércoles pasado fueron allanadas las oficinas de Odebrecht y también las de algunas socias locales, este viernes se conoció que la semana próximase levanta el secreto en Brasil, lo que permitirá a los actores judiciales requerir la información que crean conveniente. En este contexto, el Poder Ejecutivo no quiere ser un mero espectador. El ministro de Justicia y Derechos Humanos, Germán Garavano, aseguró este viernes que el gobierno nacional "está revisando todos los contratos" que la empresa brasileña tiene en el país, en medio de las investigaciones judiciales por el supuesto pago de sobornos. "Tengo entendido que ya la Procuración del Tesoro, que es el abogado del Estado, está analizando todos los contratos de la empresa en el país, y eso lo hace con cada uno de los ministerios", afirmó el funcionario nacional. En declaraciones a radio Mitre, el ministro señaló que "hay obras contratadas por el gobierno anterior con el Ministerio del Interior, con el Ministerio de Energía y con el Ministerio de Transporte". Al ser consultado sobre si podría pararse el soterramiento del tren Sarmiento que lleva adelante Odebrecht, Garavano desligó la responsabilidad en cada una de las carteras: "Eso es una facultad que corresponde a cada uno de los ministerios". También adelantó que la próxima semana se llevará a cabo otro encuentro con representantes de Odebrecht para intentar avanzar en un acuerdo para obtener información que colabore con las causas judiciales que tramitan en el país. 

 De esta forma, se retomará la reunión del miércoles pasado que debió suspenderse apenas comenzó porque la Justicia allanó las oficinas de la firma. "Hay u$s35 millones que pagaron en coimas a funcionarios públicos del gobierno de la señora (Cristina Kirchner), lo que hay que ver es quiénes fueron y cómo se hizo. Esto fue admitido por la empresa en Brasil y los Estados Unidos, y no por ser del gobierno de ella", señaló Garavano. Mucho más cauto, Garavano prefirió no referirse al aire a las acusaciones contra el actual jefe de la AFI, Gustavo Arribas, que tramitan en Tribunales. Hizo lo propio con las sospechas que giran en torno al primo del Presidente, Ángelo Calcaterra –extitular de IECSA, socia de Odebrecht en una de las obras investigadas-. Se trata de dos casos que preocupan y mucho a la Casa Rosada. De hecho, tal como hizo público Clarín este viernes, para el Gobierno, los empresarios de Odebrecht tienen una actitud dilatoria y están “operando” para demorar la información. “En la intimidad, el Presidente acusa a la firma de montar una ‘operación de inteligencia’ para involucrar a Gustavo Arribas en el escándalo y complicar a Cambiemos en la investigación”, publicó el matutino porteño. Sin ir más lejos, en el Ejecutivo consideran que la propuesta de la constructora brasileña no es satisfactoria debido a las pretensiones que plantea. ¿Qué quiere la empresa? Busca inmunidad casi total: no quieren causas penales en su contra, ni embargos, ni que se revean los contratos vigentes. A cambio de brindar información. Pero la actual legislación argentina no permite esa “transacción jurídica”. La remisión de la información que hoy está bajo control de la Procuraduría brasileña podría cambiar las condiciones de negociación por parte de la firma. 

 En alerta 

La preocupación política del Gobierno aún no tuvo su réplica en el ámbito judicial. La Unidad de Información Financiera (UIF) y la Oficina Anticorrupción (OA), los dos organismos suelen participar en las causas de corrupción, todavía no pidieron ser querellantes en alguna de las cuatro causas que involucran a Odebrecht. La UIF, a cargo de Mariano Federici, se presentó esta semana en los expedientes pidiendo “copia”. Y, según publicó Infobae, en la OA, cuya titular es Laura Alonso, señalaron que contra Odebrecht tienen investigaciones preliminares y que desde enero están en un proceso de intercambio de información de cooperación administrativa con Estados Unidos y Brasil, países donde la empresa reconoció que pagó coimas. "Apelamos al efecto sorpresa para elegir el momento de entrar a una causa. Tarde o temprano vamos a pedir ser querellante", aseguraron. 

 La confesión 

 La empresa brasileña reconoció en diciembre del año pasado en los Estados Unidos que entre 2007 y 2014 pagó a funcionarios argentinos u$s35 millones en coimas. El consultor especializado Gustavo Segré afirmó que “a fines de 2016, la empresa firmó un acuerdo de ´leniencia´ con el departamento de Justicia de los Estados Unidos. Es un documento que contiene 73 puntos donde los números 48, 49 y 50, hacen mención a los pagos de coimas a los funcionarios e intermediarios de la Argentina”. Segre afirmó que en el ítem 49, se hace mención al pago de u$s2,9 millones a un intermediario, mientras que en el 50 se refiere a una supuesta coima de u$s500.000. Este último soborno, según el documento, fue depositado en diferentes cuentas atribuidas a funcionarios del anterior gobierno argentino. “Esto es la base, la punta del iceberg”, señaló el consultor. A este escenario, se suma la declaración de Leonardo Meirelles, uno de los arrepentidos del Lava Jato, quien aseguró este mes que hizo diez transferencias por u$s850.000 en concepto de coimas al titular de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), Gustavo Arribas. Si bien el funcionario lo desmintió y acusó al cambista y operador brasileño de “cohecho” y “falso testimonio”, las dudas en torno a su accionar no se disiparon. Se espera que la llegada de los videos de los delatores y de los documentos sobre los sobornos pagados en la Argentina arroje un poco de luz entre tanta oscuridad.