martes, 28 de marzo de 2017

LAS RAZONES DE LA PELEA DE CRISTINA KIRCHNER CON CARLOS ZANNINI.




      Por Pablo de León/Clarín.- La ex Presidenta corrió a su ex hombre de confianza de su entorno y han roto relaciones. Los motivos tienen que ver con la suerte que la ex jefa de Estado corre en la Justicia, donde su funcionario encargado de la secretaría Legal y Técnica jamás tuvo un apremio. Cristina Fernández de Kirchner se lo dijo en una charla a su ex hombre de confianza Carlos Zannini: “¿Me podés explicar por qué yo estoy denunciada en tantas causas y a vos, no te llama ningún juez?”. La respuesta no convenció a la ex Presidenta y tras la ira de la ex presidenta, la relación cotidiana que ambos mantenían se rompió.
La existencia de esa conversación y el planteo de Cristina fue confirmado por dos diputados nacionales, un intendente peronista y un ex funcionario quienes hoy frecuentan el Instituto Patria, sede del kirchnerismo en la Ciudad de Buenos Aires. La inquietud de la ex jefa de Estado estalló luego de comprobar que quien fue el secretario Legal y Técnico de sus presidencias -justamente quien debía velar por la prolijidad legal y la rigurosidad técnica de los decretos presidenciales- no tiene apremios ante la justicia federal; solo se lo investiga por las amenazas que el fiscal Guillermo Marijuan denunció haber sufrido, causa en la que también se involucra al ex jefe del Ejército, el hoy detenido César Milani.. Cristina cree que Zannini arregló su situación judicial y que por eso, casi no ha tenido inconvenientes legales. Los ruidos que generó, tiempo atrás, el llamado a indagatoria de Carlos Liuzzi, segundo en la secretaría Legal y Técnica, se amortiguaron cuando el juez Luis Rodríguez determinó su sobreseimiento en una causa por enriquecimiento ilícito. En el Instituto Patria y entre los allegados camporistas de la ex mandataria, vinculan hoy a Zannini con el ex espía Jaime Stiuso (operador judicial en las sombras durante la era K), con “Freddy” Lijo (hermano del juez Ariel Lijo) y recuerdan la llegada que el ex funcionario tenía a algunos jueces de la Corte Suprema de Justicia. 

 Esa es la razón por la que Cristina Kirchner rompió lazos con Carlos Alberto Zannini, el cordobés nacido en Villa Nueva y que ejerció el cargo de secretario legal y técnico también en la gestión de su ex marido Néstor Kirchner. “El Chino” estuvo en ese cargo de íntima confianza desde 2003 hasta 2015, año en el que fue elegido por la propia Cristina para estar en la fórmula presidencial del Frente para la Victoria secundando a Daniel Scioli. Cristina lo puso allí como su comisario político ante la desconfianza que generaba el entonces gobernador bonaerense para el paladar K. Zannini era quien daba los discursos duros durante la campaña 2015, ante la verba más abierta y menos ideologizada del habitante de Villa La Ñata. Pero el FpV perdió la elección en el balotaje y Mauricio Macri se transformó en el Presidente de la Nación. Luego de negarse a entregar los atributos del mando, Cristina se refugió un tiempo en el Sur, entre Río Gallegos y El Calafate, y dedicada organizar su estrategia judicial ante las diversas causas que afronta en la Justicia federal. De esa ingeniería no participó Zannini, justamente su referente legal en los años de gobierno kirchnerista. Allí sí están el ex juez de la Corte Suprema, Eugenio Raúl Zaffaroni, y sus abogados Carlos Beraldi y el mediático Gregorio Dalbón. Zannini se recluyó en la provincia de Santa Cruz, donde es miembro del Directorio del Banco Santa Cruz, lugar al que llegó gracias a Alicia Margarita Kirchner, actual gobernadora de esa provincia.

 En La Cámpora santacruceña el enojo con Zannini alcanza incluso a Pablo González, el vicegobernador de Alicia K, a quien desde esa agrupación le asignan intenciones de limar a la mandataria para quedarse con su poltrona. Otro dato de la pelea entre Cristina y su ex hombre de confianza es que “Los muchachos peronistas”, la agrupación que Zannini conformó en Santa Cruz con Rudy Ulloa Igor -el ex cadete y chofer de Néstor Kirchner que llegó a ser empresario de medios, gracias a los favores de la pauta otorgada por el gobierno nacional- le pidió la renuncia al “Chino”. La agrupación K lo hizo a través de un comunicado donde le solicitó su “renuncia inmediata” a la presidencia de “Los Muchachos Peronistas”, cargo que ejercía desde el año 1982. Los miembros de ese sector kirchnerista dicen que el “Chino” priorizó sus intereses personales ante los de esa agrupación, sin dar más detalles y cerrando la misiva con la consigna “Volver a Néstor”. Hoy Fernández de Kirchner corrió a Zannini de su entorno, donde el ex jefe de la AFI, Oscar Parrilli, sí mantiene cercanía con su lugar de asistente político. Lejos quedaron los tiempos en los que “Chino” cenaba todas las noches con Cristina en Olivos y en soledad, tras la muerte de Néstor. Y para ella y su entorno, pasó a ser acusado de “arreglar su situación judicial con el gobierno de Mauricio Macri”, según reconocieron a este periodista las fuentes antes citadas quienes oyeron las agudezas de la propia boca de la ex Presidenta de la Nación.

WIKIPEDIA

Resultados de la búsqueda

ARCHIVO DEL BLOG

VISITANTES TOTALES

BUSCADOR GOOGLE

Entradas populares