miércoles, 22 de marzo de 2017

BARADEL BUSCA ABRIR CANALES DE DIÁLOGO, PERO EL GOBIERNO NO NACIONALIZA LA PARITARIA.

 Bullrich y Macri, ayer, al presentar los resultados del plan Aprender.
Foto: LA NACION / Ricardo Pristupluk

      Por Mariano Obarrio/La Nación.- El sindicalista de Suteba conversó informalmente con funcionarios de la Casa Rosada, donde rechazan un acuerdo general y advierten que debe seguir negociando con Vidal. En un pico de tensión por el paro docente que ya lleva 12 días, y a pocas horas de la Marcha Federal a la Plaza de Mayo, el secretario general de Suteba, Roberto Baradel, buscó entablar diversos contactos informales con el gobierno de Mauricio Macri para buscar alternativas de negociación salarial, pero desde la Casa Rosada endurecieron la posición y aseguraron que no nacionalizarán el conflicto. "En las últimas horas recibimos señales extraoficiales de Baradel para abrir algunas salidas para negociar con el gobierno nacional, pero no vamos a nacionalizar el conflicto", dijo a LA NACION una alta fuente gubernamental. Según el Gobierno, las negociaciones paritarias docentes deben hacerse entre los gremios y cada provincia. Y en el caso de Baradel, de Suteba, con la administración bonaerense de María Eugenia Vidal. Prueba del interés de Baradel por entablar un diálogo con la Nación fue una conversación informal y ocasional que el líder sindical mantuvo anteanoche con el ministro del Interior y Obras Públicas, Rogelio Frigerio, al terminar un programa de televisión en el que habían debatido en forma áspera.
Fuera de cámaras, entre bastidores, relajados y con un diálogo en buenos términos, Baradel propuso bajar el insistente reclamo docente de una paritaria nacional, que el Gobierno rechaza de plano, a cambio de negociar con la Nación un nuevo salario mínimo docente, que hoy es de 9700 pesos. Pero horas después Frigerio dejó trascender que fue una conversación muy informal; que la Nación "no negociará con los docentes, sino las provincias", y que "todo sigue igual". En rigor, Baradel y los nueve sindicatos docentes bonaerenses retomaron anteayer las negociaciones con la provincia en la comisión técnica salarial. El gobierno de Vidal admitió negociar un plus por el poder adquisitivo perdido en 2016 y los sindicatos admitirían abordar el ausentismo del 25%. "No vamos a nacionalizar el conflicto; ése es un interés de los gremios y no nuestro", señalaron otras fuentes en la Casa Rosada. El Gobierno presume que el paro docente pierde todos los días acatamiento y que los gremios se debilitan, por lo cual se mostrará inflexible. En aquella conversación entre bambalinas, Baradel había sugerido establecer un piso salarial docente de 13.000 pesos, aunque con predisposición a negociarlo. Pero Frigerio lo rechazó a las pocas horas. Se mantuvo firme en la idea de que el salario mínimo docente se debe actualizar cada año y en forma automática. En 2016 se fijó que ese piso mínimo docente equivaldrá al salario mínimo vital y móvil (hoy 8060 pesos) más un 20%. Y que en 2017 y en los futuros años debería actualizarse con el salario mínimo, vital y móvil automáticamente. Pero Baradel pidió reabrir la discusión. 


Fuentes allegadas al dirigente docente confiaron a LA NACION que seguirá buscando una negociación con el Gobierno, que éste rechaza. Pocas horas antes de la Marcha Federal Docente a la Plaza de Mayo, la Casa Rosada dejó trascender que los ejes en los que trabajará sobre la educación serán la infraestructura y la calidad educativa, pero no los salarios. Por un lado, Macri inaugurará 50 escuelas en todo el país en las próximas semanas. Por otro, el Presidente recibió ayer en Olivos los resultados del plan Aprender 2016, que calificó de "sorprendentemente malos" y "dolorosos" y anunció el proyecto de ley del Plan Maestro. El Gobierno sostiene que la ley de financiamiento educativo, número 26.075, no obliga a la Nación a negociar paritarias salariales nacionales, sino sólo condiciones laborales, calendario educativo, carrera docente y salario mínimo en su artículo 10. Pero considera también que no debe reabrir la discusión del piso mínimo porque fue fijado en 2016. Por ese motivo, los malos resultados de la evaluación Aprender llevaron a Macri a ordenarle al ministro de Educación, Esteban Bullrich, que intervenga en las escuelas que peores resultados registraron para revisar el funcionamiento. Al presentar esos programas, Bullrich dijo ayer: "Creo en el diálogo, amplio, abierto y tolerante, pero no intransigente, sino basado en la verdad". Y agregó que "cuando se dice que no hay un mínimo nacional docente fijado, no es verdad. Hoy es de 9672 pesos; 72% más que cuando el Presidente asumió. Y triplicamos los fondos que la Nación invierte en salario docente en todo el país". Señaló también que "sin paros" se retomará el diálogo "inmediatamente" e insistió en que "el gobierno nacional no tiene protagonismo en la negociación con los gremios: cada provincia paga lo que puede pagar". En ese sentido, aseguraron en la Casa Rosada que Macri le dará todo el protagonismo negociador a Vidal, que mantendrá la oferta del 19% de aumento salarial más la cláusula gatillo y negociaría un adicional por la inflación de 2016.

VISITANTES TOTALES

ARCHIVO DEL BLOG

WIKIPEDIA

Resultados de la búsqueda