jueves, 2 de marzo de 2017

BAJAR LA INFLACIÓN CON LOS DÓLARES DEL CAMPO Y EL BLANQUEO.

El presidente Mauricio Macri en la apertura de las sesiones del Congreso 2017.
En lo económico, su foco estuvo en bajar la pobreza y la inflación.

      Por Daniel Fernández Canedo/Clarín.- Estabilidad. Macri marcó el principal objetivo en materia económica. Datos relevantes sobre cosecha y recaudación La apuesta a bajar a 17% la inflación de este año actuó de trasfondo del discurso presidencial de ayer. Mauricio Macri ratificaba que la banda de suba de precios prevista para este año se ubica entre 12 y 17% y la cámara enfocaba al presidente del Banco Central, Federico Sturzenegger en lo que se interpretó como un respaldo al ala dura del Gobierno en la lucha antinflacionaria. El Presidente ubicó a la reducción de la inflación como norte de su gestión en lo económico y aseguró que esa política habría comenzado a rendir frutos en términos de mejora en de la actividad económica. El énfasis presidencial apunto a dos frentes concretos: el dato y el momento para hablar de la apuesta oficial a la baja inflacionaria. Dijo que, anualizada, la inflación el último semestre del año pasado fue de 8,5% que sería la menor inflación desde 2008.
Ese fue el dato, el momento, en medio de la dura negociación salarial entre los docentes bonaerenses y la gobernadora Maria Eugenia Vidal. Sin decirlo explicitamente Macri apuesta a que sea la baja de la inflación y no el aumento nominal de salarios lo que actúe cómo vía para la recuperación del poder de compra de los salarios. Un camino difícil de transitar en un año en que la recuperación de la actividad económica será clave para definir las chances electorales del oficialismo en octubre. Macri, además, puso sobre la mesa dos datos relevantes para el análisis económico y que explican en parte la convicción de muchos economistas, dentro y fuera de la Casa Rosada, de que este año la economía se reactiva si o sí. Uno de los datos fue el de que la campaña agrícola llegará a 130 millones de toneladas superando el optimismo de la mayoría de los analistas agropecuarios que la estiman en 125 millones y adelantando lo que sería una producción record. La devaluación de fin de 2015 y la eliminación o rebaja de retenciones para los granos surtió efecto en el sector agropecuario que aumentó su rol en materia de generador de dólares y se constituiría en uno de los principales argumentos para que la economía pueda salir de la recesión. 


 El otro dato clave estuvo referido al blanqueo de capitales. Macri dijo que por esa vía la recaudación impositiva aumentó en $115.000 millones y que eso posibilitó el pago de los juicios a los jubilados. Dólares de agro, del blanqueo y de la vuelta a los mercados ( la Argentina pudo volver a tomar deuda) sentaron bases para que el sector externo no fuese limitante a la hora de encarar un esquema para moderar la inflación. El fuerte ingreso de divisas estabilizó al precio del dólar que hoy cotiza al mismo nivel que hace un año atrás y con la billetera más cargada la posibilidad de moderar la suba de los precios gana espacio. En el vértice de la política contra la inflación está el Banco Central que a fuerza de mantener altas las tasas de interés sacó pesos del mercado y fue decisivo en la apuesta a que la inflación podría bajar del 40% de 2016 al 17% en 2017.¿Logrará alinear las expectativas de todos los agentes económicos?. Sturzenegger está convencido de que podrá y ayer el Presidente redobló la apuesta. Si los agentes económicos les creen habrá que prepararse para un 2017 en el que las discusiones salariales terminen atadas a la "clausula gatillo" que propone el Gobierno para indexar los sueldos. Que la mejora del consumo sea moderada y arranque después de abril, que las tasas de interés se mantengan en un nivel alto y el dólar siga ralentizado por un tiempo.

ARCHIVO DEL BLOG

VISITANTES TOTALES

BUSCADOR GOOGLE

WIKIPEDIA

Resultados de la búsqueda