sábado, 11 de marzo de 2017

ARANGUREN ANUNCIÓ QUE LA BOLETA DE GAS AUMENTARÁ HASTA 400% PARA LOS USUARIOS RESIDENCIALES.


       Por iProfesional.- Según el ministro de Energía, el alza corresponderá a facturas mayores a $250. Por su parte, las tarifas para las Pymes se incrementarán hasta 500%. El objetivo del Gobierno es reducir "gradual y previsiblemente los subsidios a la producción e importación de gas" El ministro de Energía, Juan José Aranguren, anunció este viernes que las facturas de gas que superen los 250 pesos finales tendrán un tope de aumento del 300% al 400% para los usuarios residenciales y del 500% para las Pymes, respecto de los niveles vigentes al mismo mes de 2016.
Al disertar en la Audiencia Pública que se desarrolla en el Teatro de la Ribera, en el barrio porteño de La Boca, también señaló una baja del 5% a los subsidios que se aplican sobre la producción de gas natural, que representa aproximadamente un 40% del valor de la factura que reciben los usuarios residenciales, por lo que el costo pasará de u$s3,42 a $3,77 el millón de BTU. "Se ha dispuesto que en todas las facturas que superen 250 pesos, con impuestos, la nueva (que regirá desde el mes que viene) nunca puede superar entre 300% a 500% respecto del mismo período del año anterior", dependiendo de cada categoría, indicó. El ministro sostuvo que el objetivo del Gobierno es lograr "una reducción gradual y previsible de los subsidios a la producción y la importación de gas natural", para "no sólo recuperar en tarifa el costo económico de la producción, sino ir reduciéndolo". El titular de la cartera de Energía sostuvo que "el 60% de los argentinos tiene acceso a la red de gas natural" y que "hoy se está subsidiando el 50% del consumo" en general, mientras que "en el caso de la Patagonia alcanza al 81%".


 "Queremos un suministro sostenible en el tiempo, promoviendo la producción local, para minimizar las importaciones, subsidiar a la demanda y no a la oferta, con un sistema equitativo y federal, y fomentar el ahorro y consumo eficiente", expresó el ministro. Aranguren expresó que "queremos una reducción gradual y previsible del subsidio energético y protegiendo a los más vulnerables con la tarifa social". El titular de Energía señaló que durante "2016, el 26% del suministro se los llevó la industria pagando u$s4,1; el 38% las usinas, pagando 5,20; el 6% el GNC, el 24% el sector residencial, el 3% el comercial y el 2% la tarifa social". También destacó que durante el año pasado, el Estado Nacional pagó subsidios por u$s2.690 millones, producto de la diferencia entre lo que cobró la oferta (u$s5,22 dólares el millón de BTU) y lo que pagó la demanda (u$s3,97). Tras señalar que "estamos cubriendo el 50%" del consumo con subsidios, Aranguren comentó que los precios que se pagaron el año pasado por la importación de gas fue de u$s7,09 el millón de BTU proveniente de Chile; u$s3,56 de Bolivia y u$s11,20 el gas oil que se utiliza en invierno para garantizar el suministro. Respecto de la reducción de los subsidios, el ministro indicó que "va a ser gradual, del 5%, con excepción de Malargüe, La Patagonia y La Puna, en donde habrá una reducción de 81 al 75%" del nivel de subsidio para la producción en boca de pozo. "Bajar el 50% al 45% el subsidio implica que pasa de u$s3,42 el millón de BTU a u$s3,77 para todas categorías residenciales", puntualizó el ministro

VISITANTES TOTALES

ARCHIVO DEL BLOG

WIKIPEDIA

Resultados de la búsqueda