martes, 21 de febrero de 2017

UNO DE LOS CONTADORES INDAGADO POR BONADÍO ADMITIÓ PAGOS A LOS SAUCES.


      Por Lucía Salinas/Clarín.- En su indagatoria, Lisandro Donaire respondió las preguntas del juez. El apoderado Leiva se negó a hablar. Poco más de dos horas demandaron las primeras indagatorias en la causa Los Sauces, empresa de la familia Kirchner sospechada de lavado de dinero, pago de coimas, falsificación de documentos públicos y negocios incompatibles con la función pública. Declaró Lisandro Donaire, ex contador de Loscalzo y Del Curto -empresa de Lázaro Báez-, quien reconoció el pago de alquileres a la inmobiliaria de la ex Presidenta y señaló a Martín Báez como la principal autoridad de la firma que durante tres años se dedicó de manera casi exclusiva a facturar para los Kirchner.
Oscar Leiva, apoderado de otra empresa del Grupo Austral, se negó a declarar y dijo que no conocía a Báez “ni trabajé para él”. En el cuarto piso de los Tribunales de Comodoro Py comenzaron ayer las indagatorias en la causa conocida como “Los Sauces SA”, la empresa de Cristina Kirchner que recibió de Lázaro Báez y Cristóbal López $ 25 millones en concepto de alquiler desde 2009 a octubre de 2016. Como sus principales inquilinos, ambos declararán la semana próxima. Sin embargo, apoderados y contadores de las firmas comenzaron a declarar ayer. Después de las 10 inició ante el fiscal Carlos Rívolo la primera indagatoria. Oscar Leiva, apoderado de Kank & Costilla -que integra el Grupo Báez-, se negó a responder preguntas y negó cualquier vínculo laboral con el empresario K. No presentó escrito y rechazó las acusaciones en su contra. Leiva, contador de profesión, es empleado de Agosto SA -empresa de Osvaldo Sanfelice (socio de Máximo Kirchner)- y de CPC SA constructora de Cristóbal López. Remarcando que tiene “miedo por haber firmado los cheques” que son materia de investigación, Lisandro Donaire fue el segundo en declarar. Se desempeñó como contador de Loscalzo y Del Curto -empresa dirigida por Martín Báez- hasta septiembre de 2010 . Esa firma construyó dos edificios para Los Sauces SA en Río Gallegos, sobre terrenos que Cristina y Néstor Kirchner donaron a la inmobiliaria.


 Por las obras, Báez cobró 2.978.158 pesos, “un valor superior al de mercado”, señaló la pericia. La Justicia no encontró contratos ni facturas sobre la transacción económica. Después de finalizar las obras, el empresario K se convirtió en el inquilino de ambos complejos. “Se alquilaban para personal transitorio de las empresas del Grupo y se pagaban a través de Loscalzo”, indicó Donaire a quien durante la indagatoria le expusieron los cheques secuestrados en los allanamientos ordenados por Bonadio. Los pagos rondaban los 16.000 pesos y “se pagaban mes a mes con cheques en función de los contratos firmados y con sus facturas correspondientes”, indicó ante el fiscal. El contador admitió que se emitían en un comienzo a nombre de Néstor Kirchner, y tras su deceso se dirigían a la Sucesión NK y a Los Sauces. Loscalzo emitió 97 cheques a favor de Los Sauces SA todos firmados por Martín, Luciana y Leandro Báez -hijos del dueño de Austral-, y por la inmobiliaria en su carácter de administrador, fueron endosados por Máximo Kirchner que declarará el 6 de Marzo. La constructora pagó a la inmobiliaria -entre 2009 y 2015-, $ 2 millones en concepto de alquileres. A su vez, Donaire señaló que él "cumplía órdenes, con un cargo administrativo" y que la principal autoridad de la empresa y de quienes recibía órdenes eras “Martín Báez y Emilio Martin (apoderado y contador del grupo que declara hoy)”. Si bien admitió conocer “de vista” a Lázaro Báez, remarcó que nunca recibió órdenes de él. Consultado por Rívolo sobre si tenía conocimiento de otros alquileres que pagaba Loscalzo y Del Curto en la capital santacruceña, señaló una propiedad en la calle Brasil que la empresa le alquiló a él. Hoy declararán tres apoderados de Loscalzo y Del Curto, Martín Samuel Jacobs, Claudio Bustos (procesado por lavado de dinero) y Emilio Carlos Martín.

Entradas populares

VISITANTES TOTALES