martes, 7 de febrero de 2017

ANTE LA "AMENAZA TRUMP", MACRI Y TEMER HABLAN DE FORTALECER EL MERCOSUR Y PROMOVER EL COMERCIO CON EUROPA Y MÉXICO.


      Por iProfesional.- El Presidente tiene una intensa agenda de trabajo este martes, que se basará en la apertura de nuevos mercados y en una mayor integración bilateral. También destacaron que ambos países tienen objetivos comunes, como reactivar la economía y la generación de empleos. Convergencia, el mayor desafío. El presidente Mauricio Macri se reunió con su par brasileño, Michel Temer, para relanzar el Mercosur y enfrentar la política proteccionista que impulsa Donald Trump en los Estados Unidos. "Vinimos a coordinar las agendas y encarar el fortalecimiento interno del Mercosur y las relaciones del Mercosur con el mundo, empezando con la Unión Europea", lanzó el líder del PRO en una conferencia de prensa en Brasilia junto a Temer. "Ya hay varios países interesados en ampliar su relación con nosotros, como los de la Alianza del Pacífico y México", enfatizó.
"Tenemos que dar un impulso histórico para que este 2017 sea un año de inflexión positiva para la profundización de esta alianza estratégica", sostuvo. "Nosotros coincidimos en la eliminación de obstáculos al comercio que existen en el espacio del Mercosur", dijo Temer. "Frente a un mundo con tanta incertidumbre, nuestra respuesta es más y más cooperación", dijo el presidente brasileño. Evaluó que la Argentina y Brasil tienen "desafíos muy similares, como la urgencia del crecimiento económico y la creación de empleos" y celebró que ambas administraciones tengan "modos similares de enfrentar la situación: nuestros gobierno son de reformas". La visita de Macri a Temer se da en un momento clave: el comienzo de la "era Trump". Sucede que el flamante presidente de los EE.UU. plantea una nueva agenda internacional, apoyada principalmente en el proteccionismo y en el desincentivo a las inversiones privadas realizadas fuera de su país. Este encuentro -luego del que ambos mandatarios habían mantenido en octubre, en Buenos Aires- es clave para el relanzamiento de las relacionesbilaterales, que se "entibiaron" bastante en los últimos meses, como consecuencia de los problemas económicos y políticos que enfrentan ambaseconomías, especialmente Brasil. 


 Pero también, se trata de una cumbre decisiva en la que se decidirá gran parte del futuro del Mercosur, jaqueado por las crónicas trabas aduaneras y los continuos desencuentros entre las naciones miembro. "La reunión de los dos presidentes servirá para dar directrices que lleven adelante esta agenda de coherencia y convergencia regulatoria y comercial entre ambos países, y también trabajar en relacionar al bloque con el resto del mundo, teniendo en cuenta que en los últimos años ha sido muy cerrado", afirmó el embajador argentino en Brasil, Carlos Magariños, en diálogo con Télam. La agenda que desarrollarán en Brasilia los jefes de Estado y funcionarios de ambas naciones fue confeccionada por una comisión binacional, integrada por representantes de Argentina y de Brasil, y busca a nivel internacional mostrar al Mercosur como “escenario abierto al mundo" y, también, como una "poderosa plataforma" para cerrar acuerdos comerciales con otros bloques y países. Esta estrategia, por cierto, es contraria a la que plantea Trump, quien está manteniendo un duro enfrentamiento con México por el flujo de comercio e inversiones. Además, la postura proteccionista del mandatario, amenaza con desatar una guerra comercial con China, un escenario que podría generar preocupantes efectos colaterales para la región. 

 La agenda de Macri 

 Tras partir del aeropuerto Jorge Newbery en un vuelo privado, Macri inició su intensa actividad apenas aterrice en Brasilia, donde fue recibido en el Aeropuerto Internacional Presidente Juscelino Kubitschek por el embajador argentino y funcionarios gubernamentales. Este lunes ya viajó una comitiva de avanzada, integrada por el Jefe de Gabinete, Marcos Peña; el gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti; su par de Misiones, Hugo Passalaqua; la canciller Susana Malcorra; el ministro de Producción, Francisco Cabrera, el secretario de Asuntos Estratégicos, Fulvio Pompeo, y el diputado nacional Daniel Lipovetzky. La visita del Presidente será de un día, pero con una agenda de trabajo muy amplia que comenzó a la mañana en el Palacio del Planalto, sede del Poder Ejecutivo brasileño, con una reunión con Temer y otra ampliada a los dos gabinetes, que tuvieron como eje la búsqueda de consensos. Luego, el Jefe de Estado argentino almorzará en el Palacio de Itamaraty, sede de la Cancillería brasileña, donde además recibirá la condecoración "Orden de la Cruz del Sur". Durante la tarde, antes de partir junto al resto de la comitiva, realizará visitas protocolares al presidente de la Cámara de Diputados, Rodrigo Maia; del Senado, Eunicio de Oliveira, y a la titular del Supremo Tribunal Federal, Cármen Lúcia Antunes, anunciadas oficialmente para las 15 (horario argentino). Entre los temas bilaterales que trataron ambos gabinetes se mencionó la necesidad de una mayor convergencia entre los dos países sobre la organización del comercio y la regulación de la economía para atraer inversiones, y acuerdos de cooperación en compras gubernamentales y en complementación de inversiones. En diálogo con Télam, el subsecretario para América latina de la cancillería brasileña, Paulo Estivallet de Mesquita, afirmó que tanto Macri como Temer coinciden en la necesidad de “eliminación de todas las barreras” para convertir al Mercosur en una zona de libre comercio que pueda negociar acuerdos con otros países y bloques. 

En este marco se inscribe el reclamo brasileño por la normativa de autopartes que impulsó la Argentina, para fomentar el compre nacional en este rubro. Sin embargo, el asunto será tratado en el nivel ministerial y no en la mesa de trabajo presidencial. Esta ley, aprobada en julio pasado, tiene como incentivo principal un bono electrónico de crédito fiscal para el pago de impuestos nacionales por un monto proporcional al valor de compra de autopartes locales que realicen las terminales. Así, por cada punto de incremento en la integración nacional el beneficio aumentará 0,6 puntos. También formó parte del análisis bilateral el impacto que sufrió la economía argentina, que se estima perdió un punto de su Producto Bruto Interno (PBI) como consecuencia de la fuerte recesión brasileña, dado que Brasil es el principal socio comercial de Argentina. "Argentina exporta, del total del comercio a Brasil, entre un 18% y 20% de componentes de manufacturas industriales. Con eso, en una recesión tan prolongada como la de Brasil, Argentina debe haber perdido cerca de un punto del PIB a raíz de la caída en la demanda interna brasileña", sostuvo Magariños. Sumado a esto, la Argentina tiene en contra una balanza comercial deficitaria con Brasil del orden de los u$s4.300 millones en 2016, una cifra que resultó ser 70% más elevada que el registro de 2015, como consecuencia de la reducción del consumo en el mercado interno brasileño. 

 Cambio de era 

El tema de la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca tampoco escapará a las conversaciones que mantendrán ambos países, ya que se vaticina un escenario de mayor proteccionismo. La respuesta a este panorama es "más integración con el mundo". Y una de las patas clave de esta estrategia es la negociación con la Unión Europea. Una negociación que, por cierto, no se presenta muy simple dados los propios problemas de integración que tiene el Viejo Continente tras el Brexit. “El acuerdo con la UE no depende sólo de nuestra voluntad, es necesario que la UE demuestre esa voluntad con las concesiones necesarias. Los presidentes están empeñados en dar orientación a sus ministros para avanzar. Este será un tema de la agenda de conversaciones”, destacó el funcionario brasileño en una conferencia de prensa. Así, mientras el Mercosur negocia un acuerdo con la UE, la Argentina y Brasil saldrán -en nombre del bloque- a tejer nuevos acuerdos comerciales con Canadá, Japón, Corea del Sur y los países de la EFTA (Suiza, Noruega, Islandia y Liechtenstein). La canciller Malcorra afirmó que la Argentina "necesita proyectarse al mundo" porque "aislada no funcionó". "Tenemos en cuenta la reacción en cascada que provoca la llegada de Trump, pero seguimos privilegiando un mundo multipolar. Por eso apostamos ahora aun más por Europa, por el avance del vínculo de la UE con el Mercosur. También queremos reforzar vínculos en Asia y África", afirmó.

Buscar este blog