miércoles, 25 de enero de 2017

PUERTAS ADENTRO DE LA EX SIDE.


      Por Ricardo Roa/Clarín.- Por el batifondo político y judicial, Arribas le diría hoy al juez quién le envió los US$ 70.000. Puertas adentro de la ex SIDE afirman que Gustavo Arribas tiene los papeles que identifican al comprador de su departamento de San Pablo. Puertas afuera esa información aún sigue sin ser revelada. No es un tema menor sino el dato que puede despejar las dudas que despiertan los US$ 70.000 que el jefe de los espías recibió en 2013 cuando vivía en Brasil. La plata le llegó desde Hong Kong a una cuenta suya en Suiza a través de un cambista que usó la misma vía para pagar coimas de la empresa Odebrecht. El cambista fue condenado por eso. Arribas está metido en este baile desde hace dos semanas cuando La Nación publicó la existencia de ése y otros giros. Estaba de vacaciones en Brasil y siguió de vacaciones en Brasil. Desde allí hizo saber que había recibido un solo giro y que la plata era parte del pago de un departamento. Punto.
Macri prometió que aclararía todo al volver. Ayer el escribano Arribas difundió un comunicado de diez puntos y un mail del banco suizo autenticado por escribano. Gajes del oficio. El comunicado repite cosas que había dicho como que no tiene ni tuvo relación con Odebrecht y cosas que no había dicho pero se sabían como que en 2013 no era funcionario. ¿Qué hay de nuevo? Que según dice se demoró buscando al comprador y que el comprador “me solicitó la reserva del caso por tratarse de una operación comercial privada, sin perjuicio de lo cual me manifestó su entera disposición a concurrir a eventuales llamados de la justicia argentina”. Puertas adentro de la ex SIDE dicen que pronto Arribas llevará ese nombre al juez. Pronto puede decir antes de que el juez lo cite. También puertas adentro de la ex SIDE dicen que el comprador sería una empresa. Y dicen algo más: los US$ 70.000 fueron en pago de muebles y otras cosas que Arribas dejó en el departamento donde vivía con su esposa y su hija, las dos brasileñas. Otro punto del comunicado de Arribas sostiene que el cambista que trabajaba para Odebrecht fue elegido por el comprador “para efectuar parte del pago” del inmueble. 


 El nombre de Arribas no aparece en ninguna de las miles de fojas de la causa Odebrecht. Tampoco tiene ni tuvo relación alguna que se conozca con el soterramiento del Sarmiento, una obra que arrancó varias veces y que siempre manejó el kirchnerismo. Pero su nombre quedó pegado al caso Odebrecht. Ese sayo se lo cargan desde el kichnerismo hasta Lilita Carrió que ayer ratificó su denuncia. En realidad es la nota publicada por La Nación. Carrió dijo que había hablado con Macri: “El cree que Arribas es inocente y yo quiero que lo determine la Justicia”. También dijo: “Ojalá sea inocente”. Ni bien estalló el escándalo, Arribas envió a su jefe de gabinete Mariano Herrera a mostrarle a Carrió el mail del banco suizo que ayer distribuyó a los medios. Es evidente que ella siguió adelante aunque bajando el tono. Es igualmente evidente que otro que sigue adelante es el fiscal Delgado, que ahora parece menos kirchnerista de lo que era y que ha metido ruido con varias denuncias, como las de Gustavo Vera, el amigo del Papa. Subido a la denuncia de Carrió, Delgado le pidió al juez que avanzara en la pista Odebrecht. Lo que en el boxeo se llama un uno-dos. Ultima noticia para este boletín. Apurado por este batifondo político y judicial y seguramente apurado por Macri, Arribas decidió anoche presentarse ante el juez. Será esta mañana. ¿Revelará quién le envió el dinero?

Buscar este blog