miércoles, 4 de enero de 2017

¿PUEDE IR PRESA EN 2017?: EN QUE ESTADO ESTÁ CADA UNA DE LAS CAUSAS QUE INVOLUCRAN A CRISTINA KIRCHNER.

     Por Sebastian Albornos/iProfesional.- En la última semana de 2016, se reactivaron varios expedientes en los que se la investiga. Para el kirchnerismo se trata de una persecución política que busca ser utilizada electoralmente por el macrismo. Se sentaría en el banquillo en una causa y deberá ir a Comodoro Py por otras. Se trata de un inicio de año intenso para Cristina Kirchner desde el punto de vista judicial. La ex presidenta, en un escaso margen de tiempo, ha padecido una serie de embestidas: 

 - Julián Ercolini la procesó por asociación ilícita en la concesión de la obra pública 

 - La cámara de Casación ordenó reabrir la denuncia del fiscal Alberto Nisman contra ella por la causa AMIA 


 - La Corte Suprema confirmó al juez Claudio Bonadio al frente del expediente del "dólar futuro".
Tras la feria judicial de enero, los abogados defensores de Cristina deberán hacer frente a todas esas causas y también deberán prepararse para otras que se encuentran en plena fase de investigación. En algunas, buscarán apelar las decisiones hasta el final, de modo de evitar su foto recorriendo los tribunales en pleno año electoral. En otras, intentarán que se cierren lo más pronto posible. El regreso de Cristina al centro de la escena en un escenario judicial complejo, podría derivar en una ex Presidenta mostrando su verba más dura y combativa. Un planteo que sólo le resultará funcional al macrismo si la estrategia elegida es la de volver a sacarle el jugo a la polarización. En cada declaración, la ex mandataria suele insistir con que las diferentes causas conforman una "venganza política" en su contra. En paralelo, la estrategia de la militancia kirchnerista siempre trata de apuntar a la "victimización". Pero también, en cada uno de sus descargos públicos, CFK trata de enviar señales al Gobierno. A lo largo del año pasado fueron continuas las referencias a las revelaciones de los "Panamá Papers", por ejemplo. Además, siempre insistió con que el único objetivo es el de tapar la "dramática" situación económica que sufren muchos argentinos, de la mano de la pérdida de poder adquisitivo y los problemas de empleo. En definitiva, el macrismo dispondrá de un arma de doble filo. La percepción es que, en la medida en que su situación procesal se agrave, mayor será la fuerza con la que el kirchnerismo atacará a nivel político y mediático los flancos débiles del Gobierno. 


 Hoja de ruta judicial 

El dato clave para el oficialismo es que la imagen de Cristina entrando a Comodoro Py para ser indagada podrá darse antes de la campana de largada de los comicios, a fines de abril, cuando cierre el registro en la Justicia Nacional Electoral. En la previa a esa fecha es posible que ya se haya iniciado el juicio por la causa dólar futuro. La idea de Bonadio era que comience en febrero pero, por los tiempos judiciales, podría retrasarse un par de semanas. Además, en los primeros días de ese mes, CFK deberá ir nuevamente a Comodoro Py para dejar sus huellas digitales. Dicho trámite ya se había realizado el pasado 29 de noviembre, pero el Registro de Reincidencias consideró que no se pueden cotejar los datos, por lo que la muestra debe repetirse. El punto crítico del calendario electoral arrancará en julio, cuando finalmente se dé inicio a la contienda electoral con miras a las PASO, que se desarrollarán en agosto. Luego, a fines de octubre, se efectuará la votación en todo el país. Antes de esas fechas, la mayoría de las litigios seguramente hayan avanzado en la etapa investigativa, aunque -por los tiempos que se manejan- difícilmente la ex mandataria se siente en el banquillo de los acusados. 

 Los seis principales frentes judiciales 

 Por ahora, Cristina Kirchner está procesada en dos causas. En ambos casos, los jueces Julián Ercolini (asociación ilícita) y Claudio Bonadio (dólar futuro) dijeron que no le dictaron prisión preventiva porque no hay riesgo de fuga. De no cambiar esta decisión, y no darse ningún hallazgo inesperado, la expresidenta sólo podría quedar detenida mediante una condena de prisión efectiva. Las denuncias en contra de CFK arrancaron en 2008 con la denuncia por asociación ilícita que hizo en solitario el bloque de diputados que comandaba Elisa Carrió contra Néstor, Cristina, Báez, Cristóbal López, De Vido y otros. Luego vinieron las demás. Los expedientes permanecieron casi inmóviles por muchos años, y comenzaron a ser desempolvados una vez que Mauricio Macri venció en el balotaje a Daniel Scioli. De acuerdo con fuentes consultadas por iProfesional, apenas termine la feria judicial, se intentará pedir la indagatoria por la causa Hotesur, en la cual se investiga el pago de "alquileres" que hacía Báez a los Kirchner pero que supuestamente encubrían retornos por la concesión de la obra pública. 

 A continuación, los seis principales frentes judiciales que deberá enfrentar Cristina Kirchner en un 2017 agitado: 

 1. Dólar futuro 

 El máximo tribunal ratificó a los jueces de la Cámara Federal que habían avalado a Bonadio al frente de la causa, al rechazar una serie de planteos de Cristina Kirchner. La recusación intentada se había apoyado en la "enemistad manifiesta" alegada por la defensa respecto del juez instructor. A su vez, se había puesto en duda la imparcialidad de los vocales. En esa causa se investigan supuestas irregularidades en la operatoria de contratos a futuro de divisas que habrían sido realizadas por el Banco Central en beneficio de terceros, que hubiese sido imposible sin la anuencia de la ex mandataria. La defensa de Cristina indicó que se trataba de un organismo independiente que tomaba sus propias decisiones sin injerencia del Poder Ejecutivo. En febrero deberá dejar una nueva muestra sus huellas dactilares y aguardar la elevación a juicio. Ella pidió sentarse en el banquillo lo más pronto posible para demostrar que se trató de una decisión política similar a la que el actual Gobierno tomó cuando decidió lanzar las LEBACS. Por lo pronto, está embargada por u$s15 millones. Argumentó que no disponía de fondos dado que se los había cedido a sus hijos. Ante esto, el magistrado resolvió el congelamiento de la cuenta de la sucesión Néstor Kirchner. Aunque reciba una de las condenas más severas, las posibilidades de ir presa por esta investigación son nulas. 

 2. Obra pública 

El juez Julián Ercolini la procesó por presunta corrupción en el reparto de la obra pública de la provincia de Santa Cruz entre 2003 y 2015 y ordenó un embargo por $10.000 millones. El magistrado consideró que fue la líder de una "asociación ilicita" que habría funcionado durante sus dos gobiernos y el de su fallecido marido, Néstor Kirchner, para la adjudicación de obra pública en la provincia de Santa Cruz en beneficio del empresario Lázaro Baéz. Para el magistrado "se habría verificado que los procesos licitatorios en cuestión fueron asignados a las empresas de Báez por sumas mayores en promedio al 15% del presupuesto original". En los primeros días de febrero, sus abogados apelarán esta decisión. De acuerdo con las fuentes consultadas por iProfesional, la decisión de la Cámara Federal podría darse poco antes de mediados de año. El artículo 210 del Código Penal prevé para los jefes u organizadores de la asociación ilícita una pena de entre 5 a 10 años de prisión efectiva. Sin embargo, tras una eventual condena, la ex jefa de Estado debería cumplir un plazo considerablemente menor, dado que no tiene antecedentes penales. Su situación legal será determinante para el armado de las listas, ya que muchos legisladores que son leales a CFK terminan sus mandatos y buscarán renovarlos. Sin embargo, una decisión adversa podría complicar esas aspiraciones. Frente a este cuadro, una alternativa que manejan en ese caso es que Cristina se presente como candidata a diputada o senadora en la provincia de Buenos Aires y se sumen a su lista.  
3. Hotesur 

El juez a cargo de la causa es el mismo que la procesó por asociación ilícita, Ercolini, quien investiga supuestas irregularidades en los alquileres de habitaciones realizados por empresas ligadas a Lázaro Báez. El magistrado sospecha que, a través de eventuales maniobras fraudulentas, Báez pagaba un retorno por haber "ganado" licitaciones de obra pública. Este caso empezó a ser investigado a raíz de una denuncia penal que radicó la diputada Margarita Stolbizer por supuestas irregularidades fiscales y societarias. El caso recayó en el juzgado de Bonadio, que luego fue removido. 

 4. Los Sauces 

Cristina también es investigada por Bonadio en esta causa en la que se indaga si la ex jefa de Estado tenía una operatoria similar a la de Hotesur. El magistrado trabaja con la hipótesis de que se fraguaron alquileres que, en realidad, serían sobornos o retornos entregados por Báez o el empresario Cristóbal López. El magistrado resolvió intervenir durante seis meses la inmobiliaria de los Kirchner y la sucesión de Néstor Kirchner. También resolvió correr a Máximo de la administración de la herencia, al tiempo que nombraron interventores judiciales. Tanto en Hotesur como en Los Sauces, las únicas chances de una condena podrían darse si tiene lugar la unificación de causas que, en su momento, pidieron las denunciantes, Elisa Carrió y Stolbizer. 

 5. Ruta del dinero K 

La causa es instruida por el juez Casanello, y en la cual resultó imputada por el fiscal Guillermo Marijuan, en función de los dichos que el financista Leonardo Fariña formuló contra Báez. Ahora, el funcionario judicial debe decidir si ordena el embargo de dos hoteles y bienes que conforman la herencia de Fernández de Kirchner. Por el momento, sólo tiene disponibilidad sobre una de las dos pensiones que cobraba. Para que Cristina vaya presa por este expediente, deberían darse los pasos procesales necesarios: procesamiento, elevación a juicio y todas las instancias de apelaciones previstas. Es poco probable que dichos pasos ocurran en menos de un año. 

 6. La denuncia de Nisman 

La sala I de la Cámara Federal de Casación Penal ordenó la reapertura de la investigación iniciada por el fallecido fiscal Alberto Nisman sobre Cristina Kirchner y otros funcionarios y dirigentes políticos por supuesto encubrimiento a los iraníes imputados por el atentado a la AMIA. La Cámara de Casación atendió así al pedido de reapertura de una causa basada en dos elementos clave: por un lado, la grabación de una llamada entre el entonces canciller Héctor Timerman y el ex titular de la AMIA, Guillermo Borger, en la que ambos se referían a la supuesta responsabilidad de Irán en el atentado. Por otro, el hecho de que el famoso Memorándum de Entendimiento fuera declarado inconstitucional. Frente a esta acusación, los abogados de la ex mandataria irían a la Corte Suprema para cuestionar la decisión. La ex presidenta no está imputada en esta causa por lo que no es probable que vaya presa por este expediente. Si bien es cierto que el peligro de ser condenada por encubrimiento no es inminente, también es verdad que los eventuales alcances de una sentencia en contra significarían un durísimo traspié de consecuencias imprevisbles. Por lo pronto, en un año en clave electoral como es 2017, CFK enfrentará un arduo derrotero judicial que la volverá a poner en el centro de la escena. Pero que también amenaza con desgastarla. Mientras en el oficialismo esperan ver la foto de la ex mandataria circulando por los pasillos de Comodoro Py, entre las filas kirchneristas muchos se preguntan cuál es, hoy por hoy, su verdadero poder de convocatoria. Muchos son conscientes de que, tras el escándalo de los bolsos con dólares de López, Cristina no pudo repetir un acto masivo como aquel de abril.

ARCHIVO DEL BLOG

VISITANTES TOTALES

BUSCADOR GOOGLE

WIKIPEDIA

Resultados de la búsqueda