viernes, 27 de enero de 2017

GREMIOS INDUSTRIALES PRESIONAN A LA C.G.T. PARA QUE CONVOQUE A UN PARO.

Barrionuevo fue el anfitrión del encuentro sindical en Mar del Plata

      Por Elizabeth Peger/El Cronista.- El reclamo, alentado por la UOM, textiles y alimentación, será evaluado el próximo jueves por el consejo directivo de la central. Fuertes críticas por la actitud del Gobierno "Esto no da para más. Tenemos que hacer algo, una medida ya". El reclamo, de un dirigente de un poderoso gremio industrial, sintetizó el debate central de los diálogos informales que intercambiaron los sindicalistas que ayer colmaron la mesa del asado estival organizado por el gastronómico Luis Barrionuevo en Mar del Plata. Los referentes de los sindicatos industriales, los más golpeados por las cesantías y suspensiones, llevaron la voz cantante y aprovecharon la presencia del trío de conducción de la CGT, compuesto por Héctor Daer, Juan Carlos Schmid y Carlos Acuña, para reclamar que activen cuanto antes una medida de fuerza de carácter nacional. El faltazo al almuerzo de importantes actores de la interna cegetista, como el camionero Hugo Moyano, los "independientes" Andrés Rodríguez, Gerardo Martínez y José Luis Lingeri, y el jefe mercantil Armando Cavalieri, postergaron una definición.
Sin embargo, fuentes sindicales advirtieron que el reclamo por apurar un paro será el eje del primer encuentro formal del año que el consejo directivo de la central obrera mantendrá el próximo jueves. "La situación es muy complicada y no vemos reacción del Gobieno", se quejó uno de los gremialistas que participó del asado en La Felíz. Un rato después ante los micrófonos, Daer abundó en la línea del mensaje. Advirtió que hay un "incremento muy grande de la tensión social" y criticó que la administración de Mauricio Macri "no tiene una actitud imperativa con los empresarios" ante los despidos, en referencia directa al "incumplimiento" del acuerdo sellado en diciembre pasado en el marco de la mesa de diálogo tripartito. Sin embargo, el dirigente evitó anticipar la posibilidad de que la entidad avance con el llamado a un paro, al sostener que ese tipo de decisiones será evaluado por la cúpula de la entidad. También Schmid expuso la preocupación de la central obrera por los efectos de la situación económica y alertó que "con este panorama de despidos y suspensiones no podemos entablar ningún diálogo, y menos discutir paritarias hasta que no se terminen los despidos".


 La presión por una medida de fuerza es alentada por los metalúrgicos de la UOM, que enfrentan un duro conflicto por el cierre de la planta de la firma Banghó que significará el despido de más de 200 trabajadores, a quienes se suman los gremios de textiles, calzado y ceramistas (también afectados por el deterioro del empleo), y el sindicato de la industria de la alimentación, que aún no pudo consensuar con las cámaras de la actividad el pago del bono salarial de fin de año. Ante el complejo escenario que atraviesa el empleo en algunas actividades industriales, en la conducción cegetista decidieron patear para adelante y postergar cualquier decisión sobre la posibilidad de acompañar el paquete de medidas que alienta el Gobierno para fomentar el blanqueo laboral. Se trata del plan que el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, y el coordinador de la Jefatura de Gabinete, Mario Quintana, presentaron la semana pasada a los gremialistas en un encuentro a puertas cerradas. "Discutir eso ahora no tiene sentido cuando están despidiendo trabajadores y el propio Gobierno se muestra indiferente y sin hacer nada", criticó otro de los dirigentes que participó del asado en el hotel de los gastronómicos en Mar del Plata.

PÁGINAS VISTAS, HISTORIAL COMPLETO

Buscar este blog