viernes, 30 de diciembre de 2016

SURGEN NUEVOS E IMPACTANTES DATOS SOBRE EL ASESINATO DE BRIAN AGUINACO.

El principal sospechoso escapó con apoyo familiar

     Por infobae.- El hermano del joven detenido -que cayó en Chile y es el principal sospechoso por el homicidio del adolescente- integraría una banda delictiva. Además, la Policía reveló que el padre del sospechoso era narcotraficante. Joel Gonzales es el principal sospechoso en la trama de un crimen que conmovió a toda la sociedad argentina. Para la Policía Federal y para los investigadores judiciales -por ahora- es el único que puede clarificar cómo dos motochorros asesinaron a Brian Aguinaco, un adolescente de 14 años que recibió un disparo en la cara. El sospechoso es menor de edad y vive en la villa 1-11-14, en la zona del Bajo Flores, Capital Federal. Sin embargo, lo detuvieron en Chile. Hasta allí, llegó con el apoyo económico de su familia, que lo escoltó hasta el aeropuerto de Ezeiza. Y también lo recibieron cuando llegó. En este caso, si el joven es culpable, ellos serían procesados como cómplices. Tal vez, por eso la madre borró las fotos que había subido desde el aeropuerto. El hermano del detenido integraría una banda de ladrones y su padre fue condenado por traficar cocaína.
El subprefecto Bernardino Cárdenas, jefe nacional de Extranjería y Policía Internacional de Chile, informó que el joven detenido llegó a Santiago el 26 de este mes, a las 14:50, en un vuelo de la firma Lan. De acuerdo con el vocero, allí lo estaba esperando su padre -ciudadano de nacionalidad peruana- que había arribado a Chile el 30 de noviembre último. La tierna mirada del adolescente asesinado de un balazo La tierna mirada del adolescente asesinado de un balazo En este punto nace el primer dato impactante: el padre del joven que habría participado en el homicidio es un delincuente condenado. En Argentina, estuvo detenido por "tráfico de drogas". El jefe policial chileno dijo que el acusado del crimen de Brian ingresó al país vecino con DNI argentino y pasaporte peruano. Se alojó en distintos domicilios hasta que, finalmente, lo detuvieron agentes de Interpol. Así llegaba a Chile el sospechoso detenido Así llegaba a Chile el sospechoso detenido Según fuentes policiales consultadas por la agencia Télam, la presunta participación de este menor de edad en el hecho está avalada por una serie de testimonios y tareas de inteligencia realizadas por los detectives de la División Homicidios de la PFA y los investigadores judiciales de la Fiscalía Nacional en lo Criminal de Instrucción 35, a cargo de Ignacio Mahiques. 


El fiscal pidió la detención del adolescente al juez porteño de Instrucción 14, Ricardo Farías. Finalmente, la causa ahora está en manos del Juzgado de Menores 7, a cargo del juez Enrique Gustavo Velázquez. Las fuentes revelaron que la PFA continúa con tareas investigativas para intentar identificar, localizar y detener al segundo "motochorro" que participó del homicidio. Y, aquí, aparece el segundo dato. Tal vez, el más escalofriante: el hermano del presunto asesino integraría una banda de delincuentes que opera en Capital Federal. El dato surge, imprevisiblemente, de su cuenta de Facebook. Allí, como si fuera algo normal, exhiben sus armas. Una y otra vez. El crimen de Brian fue cometido cerca de las 15 del sábado en la intersección de las calles Rivera Indarte y Asamblea, en el Bajo Flores, a pocas cuadras del acceso a la villa 1-11-14. Dos mujeres fueron sorprendidas por dos ladrones en moto, uno de los cuales se bajó armado y las amenazó para que entregasen sus carteras. En medio del forcejeo, apareció en escena -aunque no está claro cómo- el auto que manejaba Enrique Aguinaco. En el mismo vehículo viajaba su nieto Brian. Brian recibió un balazo en la cara y fue trasladado por su propio abuelo hasta el Hospital Piñero, desde donde fue derivado al Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez. Agonizó durante dos días hasta que murió el martes. La muerte de Brian generó marchas y protestas de los vecinos de Flores en la comisaría 38, donde el martes por la noche hubo una serie de incidentes y destrozos en el edificio policial. A raíz del caso, el ministro de Justicia y Seguridad porteño, Martín Ocampo, dispuso la remoción de toda la cúpula de la comisaría.