miércoles, 21 de diciembre de 2016

GREMIOS Y GOBERNADORES AYUDARON A BORRAR UNA MALA SEÑAL PARA INVERSORES.


     Por Hernán de Goñi/El Cronista.- El esquema de Ganancias acordado entre el Gobierno, la CGT y los gobernadores, es mucho más racional que el proyecto que impulsó la oposición en Diputados. Y si bien para los tributaristas es una propuesta que dejó pendientes algunas correcciones y asimetrías, tiene un condimento político que lo hace especialmente valioso para el Ejecutivo: restableció el esquema de gobernabilidad que le permitió a Mauricio Macri gestionar durante todo el año, y alejó el temor de los inversores que empezaron a apostar al largo plazo de la Argentina . El acompañamiento de los gremios, que nunca cortaron el diálogo y evitaron llegar al extremo de impulsar un paro general, se transformó en una señal política fuerte. A ella se le sumó el apoyo de trece mandatarios peronistas, que junto a los cinco jefes distritales de Cambiemos, tradujeron el respaldo de más de 75% de las provincias.
Esta combinación ayudó a revertir una reforma que había recogido fuertes objeciones entre los especialistas y las empresas, transformando una semana difícil en un buen cierre de año para el Gobierno. Hacia el interior de la Casa Rosada, se trató de un triunfo de la política. Macri valoró la actitud de la oposición responsable, y por eso tuvo dos gestos para retribuirla: habilitó la exención a los viáticos y las horas extras que pedía el gremio del transporte (el mismo que fue a negociar mientras lanzaba una medida de protesta que generó un verdadero caos para los habitantes de Capital y el conurbano), y aceptó que el costo fiscal adicional que causará la reforma del impuesto recaiga en las espaldas de la Nación. El 2017 es un año electoral. Ya tendrá tiempo de sacarle rédito a esos favores.

ARCHIVO DEL BLOG

VISITANTES TOTALES

BUSCADOR GOOGLE

WIKIPEDIA

Resultados de la búsqueda