"Dios es como los piojos, está en todas partes, pero prefiere a los pobres" El Cura Brochero

"Hola, Michele, soy el papa Francisco"

Por Elisabetta Piqué/La Nación.- Llamó a un joven cuyo hermano había sido asesinado.  Francisco no sólo sorprende porque no ha ido de vacaciones a la residencia de Castel Gandolfo, en las colinas romanas, y se quedó en el Vaticano trabajando en pleno agosto. También deja a todos boquiabiertos por sus gestos de pastor, como el que trascendió ayer. El miércoles pasado, Francisco tomó el teléfono y llamó a Michele Ferri , un hombre que le había escrito una carta desesperada después de la muerte de su hermano, acribillado a tiros despiadadamente por delincuentes la noche del 4 de junio pasado en Pesaro, ciudad del centro de Italia. Tal como reveló el diario Il Messaggero, ese delito había destruido a la familia Ferri y más aún a Michele, de 40 años y en silla de ruedas: su hermano muerto, Andrea, dueño de una estación de servicio, de 51 años, era su punto de referencia. Michele reflejaba el dolor por esa pérdida en su perfil de Facebook: "Más pasa el tiempo y más aumenta el dolor", había escrito el 22 de junio. "Siempre te he perdonando todo. Esta vez no, Dios, esta vez no te perdono", había anotado el 17 de julio. Fue probablemente en medio de ese sufrimiento que Michele tuvo la idea de escribirle, desde el corazón, una carta a Francisco, sin saber si algún día la recibiría en el Vaticano.
El miércoles pasado, de repente, el teléfono sonó en su casa. Michele atendió y oyó una voz que decía: "Hola, Michele, soy el papa Francisco". Si al principio pensó en una broma de mal gusto, enseguida se dio cuenta de que no, de que era verdad, que era el papa Bergoglio, como lo llaman en Italia. Muy emocionado, Michele no dio a conocer los detalles de la conversación que mantuvo con el pontífice argentino, que también habló por teléfono con su mamá.

Pero, una vez más, quiso compartir en Facebook ese momento extraordinario. "Hoy llegó un llamado inesperado... Ante mi «¿Hola?», contestó una voz que decía «Ciao [Hola] Michele, soy papa Francesco... Una emoción única»", escribió en la red social. "Me dijo que lloró cuando leyó la carta que le había escrito", agregó. Y señaló, por otro lado, que por la emoción se olvidó de invitarlo al Papa a Pesaro, en la región de las Marcas. Desde que fue electo, el 13 de marzo pasado, el Papa recibe toneladas de cartas. Y le ordenó a sus colaboradores que vean y controlen las epístolas, en especial, las más significativas, para poder responder personalmente. Francisco también sorprendió ayer, al visitar sorpresivamente a empleados de la denominada zona "industrial" del pequeño estado del Vaticano, donde hay una carpintería, una central térmica, un laboratorio de hidráulica y el taller del L'Osservatore Romano, el diario del Vaticano. Acompañado por su secretario privado argentino, don Fabián Pedacchio Leaniz, Francisco fue aplaudido por las personas que descubrieron su presencia. Y se detuvo a saludar y a charlar con ellos, fiel a su estilo de buen pastor.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...