La polémica sigue y crece el interrogante: cómo se lava dinero en la Argentina




"Plata negra", "ruta del dinero", "kilos de euros", palabras que resuenan como nunca antes en medios de comunicación y charlas de café. Todas se conjugan en torno a la investigación que involucra al empresario kirchnerista Lázaro Baez. ¿Cómo es la operatoria de envío de fondos a paraísos fiscales? Mucho se ha hablado estos días sobre las rutas del dinero y cómo se "lava" plata en la Argentina. Pero poco se sabe acerca de la forma en que se "pavimentan" las mismas.
En tal sentido, dicen los que saben, para transitar este recorrido resulta necesario: Trasladar en forma física o, apelando a una operación que se denomina "cable", transferir fondos a una cuenta en el exterior. En la mayoría de los casos, esta última está radicada en bancos de países limítrofes. Dicha cuenta, por lo general, no se encuentra a nombre del titular, sino que es propiedad de una sociedad constituida a esos efectos. Luego, se ordena que dichos fondos se giren a otras cuentas en bancos que pueden estar en paraísos fiscales, nuevamente a nombre de sociedades denominadas "Shell company". Si bien, en teoría, todos estos pasos parecen muy sencillos, conviene repasar cada uno de ellos. Pero antes, debe tenerse en cuenta algunas cuestiones claves: "Abrir una cuenta o constituir una sociedad en el exterior, sea o no en un paraíso fiscal, es absolutamente legal", explicó un reconocido banquero, que dio detalles a este medio desde su suntuosa oficina con vista a Plaza San Martín. "Lo ilegal es sacar dinero y no declararlo, igual que ser titular de una cuenta y no sumarla a la declaración de impuestos", completó. "Un mito instalado es aquel que dice que se recurre a los paraísos fiscales para evadir impuestos. Eso puede ser válido para pequeños inversores. Para los ´peces gordos´ la cuestión es que no le pregunten cómo obtuvo o de dónde vienen los billetes", afirmó un consultor de empresas. "Esa es precisamente la lucha que sostiene el GAFI -amplió el experto- y para ello presiona permanentemente a aquellos países que están en sus listas gris o negra". ¿Qué es un paraíso fiscal? La expresión "paraíso fiscal" es una de las expresiones más escuchadas por estas horas, aunque no todo el mundo tiene una idea precisa respecto de qué significa. Se trata de un país que exime del pago de impuestos a los inversores extranjeros que mantienen cuentas bancarias o constituyen sociedades en su territorio. Típicamente conviven dos sistemas fiscales diferentes. Mientras los ciudadanos y empresas residentes en el propio país están obligados al pago de tributos (como en cualquier otro lugar del mundo) los extranjeros gozan -en la mayoría de los casos- de una exención total, o al menos de una reducción considerable en los impuestos que deben pagar. Esto es así siempre y cuando no realicen negocios dentro del propio paraíso fiscal. Los Estados que aplican este tipo de políticas tributarias lo hacen con la clara intención de atraer divisas extranjeras para fortalecer sus economías. En su mayoría se trata de pequeños países que cuentan con pocos recursos naturales o industriales. La fantasía asimila a estos enclaves financieros con pequeñas islas de paisajes exóticos. Pero lo cierto es que también puede haber paraísos fiscales dentro de una nación grande. "Con unos 200 euros se puede constituir a través de Internet una compañía en Delaware, el segundo estado más pequeño de Estados Unidos. Luego habrá que pagar otros 49 dólares al año a un agente autorizado por los gobernantes locales. Son los únicos requisitos para montar una sociedad pantalla", explicó un experto en el tema. "En la página web del Estado se explica cómo hacerlo. A través de esta empresa se puede crear otra en cualquiera de los cerca de 80 territorios considerados como paraísos fiscales. A partir de ahí, ya se está en condiciones de operar en cualquier lugar del mundo sin revelar quién es el titular real de estas empresas", agregó la fuente consultada. "Muchos recurren a esta operatoria para no mostrar el total de su patrimonio. Quizá por eso, Delaware tiene el mismo número de habitantes que empresas y es considerado un territorio off-shore", concluyó. ¿Cómo se saca el dinero de Argentina? En estos días se discute la forma en que habrían salido del país unos 50 millones de euros en billetes de 500. Según los especialistas, quien traslade ese monto de una sola vez debería acarrear unos 110 kilogramos, que se convertirían en 650 kilogramos si la moneda fuera el dólar. Esto marca por qué se prefiere la moneda europea para este tipo de operaciones. Ahora bien, ¿es necesario movilizar efectivo fuera del país para realizar un depósito en el exterior? "En principio no, ya que existen mecanismos que permiten hacer transferencias, como por ejemplo el denominado dólar cable", sostuvo un experimentado cambista con oficinas en la calle Viamonte. "Estas son operaciones en las que se mueve dinero en negro", afirmó, para luego agregar que "si se quiere sacar dólares del país, lo habitual es ir a una cueva con el dinero que -a cambio de una comisión que puede rondar el 5%- se ocupará de acreditar esos fondos en una cuenta bancaria en el extranjero", finalizó. Para esto se requiere de una gran dosis de fe, ya que se suelen entregar grandes cantidades de efectivo para luego esperar que esa suma aparezca impresa en una cuenta bancaria externa. "Esta es la forma en la que se evita el traslado físico del dinero más allá de las fronteras", sostuvo. También se suelen unir las puntas entre quien desee fugar fondos y quien los quiera ingresar, una operación en la que los billetes no se mueven del país y que se concreta con una simple transferencia de cuentas vía internet. Una vez acreditada en el exterior, el titular de dicha cuenta podrá darle el curso que prefiera. Deberá considerar que, para hacerlo, tendrá que abonar otra comisión. En el caso de que se trate de dinero depositado en Uruguay y tenga por destino a los Estados Unidos, el costo de la transferencia rondará el 2%. "El volumen de los giros originados desde Montevideo a otros países que se viene registrando desde que se instauró el cepo cambiario hizo que esta ciudad, que antes era una pequeña plataforma, se convirtiera en un gran trampolín", afirmó la misma fuente a iProfesional. En tal sentido, las cifras son contundentes, pues hablan de saldos girados al exterior del orden de los u$s10.000 millones. El fenómeno toma en cuenta la residencia de la oficina bancaria que realiza la colocación y no distingue según el origen de los depositantes. ¿Existe alguna limitación para transferir vía cable? En medio del affaire que moviliza a la opinión pública en estos días, se mencionó la existencia de un monto máximo, que rondaría el millón y medio de dólares, a distribuir en cada cuenta del exterior. Sobre el particular, un reconocido operador consultado por iProfesional negó tales limitaciones. Y agregó un dato interesante: "Ese monto, que se repartía en partes iguales y se aplicaba a distintas cuentas bancarias correspondientes a sociedades off shore diferentes, no es más ni menos que el eventual reparto de fondos para cada uno de sus propietarios". ¿Cómo se conforma una sociedad off shore? Las sociedades offshore son empresas registradas en un país, normalmente un paraíso fiscal, en el que no realiza ninguna actividad económica o comercial. Son controladas por compañías o ciudadanos extranjeros, que llevan a cabo sus negocios en otras partes del mundo y que utilizan dicho paraíso fiscal únicamente como domicilio legal de la sociedad. Excepto una pequeña cuota de registro anual, las sociedades offshore están exentas del pago de todo tipo de impuestos. Sólo abonan un "fee" que, en el caso de Belice, no llega a los 600 euros. Normalmente no existen limitaciones en cuanto a la nacionalidad de accionistas y directores. A menudo es posible formar la sociedad con una sola persona que desempeña todas las funciones. La exención de impuestos conlleva a que la empresa no tenga que realizar trámites de liquidación de impuestos ni presentación de balances. Los datos personales de accionistas y propietarios de las sociedades no figuran en ningún registro público. En muchas plazas, se pueden conformar con directorios profesionales y también se permite el uso de representantes como el nominee director (director fiduciario) o el nominee shareholder (accionista fiduciario). Se permite la emisión de acciones al portador, llamadas bearer shares, que son aceptadas en muchos lugares. De este modo, se consigue todavía un nivel mayor de protección de la privacidad. De esta manera, su verdadero titular no pierde el control sobre la misma y no figura en ningún registro. ¿Qué es una cuenta bancaria offshore? Es una cuenta abierta en un país distinto al de origen o residencia del titular o depositario, en un banco ubicado en un territorio que libra de impuestos a los fondos cuya fuente sea totalmente extranjera. Desde el punto de vista operativo, y según cada destino, no se requiere de depósitos mínimos ni la presencia de personal para la apertura de la cuenta. Su costo es bajo y brindan tarjeta de crédito y banca online. Las cuentas bancarias offshore están típicamente localizadas en un paraíso fiscal, o una jurisdicción que disponga de una baja carga de impuestos para el depositante de la cuenta bancaria. Conjuntamente, dichas cuentas pueden ofrecer un entorno regulatorio menos restrictivo y habitualmente un mayor grado de privacidad bancaria. Las mil y una formas de lavar dinero El procesos de lavado de dinero encuentra diversas modalidades: • Trabajo de hormiga: se reducen grandes sumas de dinero a montos que hagan que las transacciones no sean registradas o no resulten sospechosas. • Mezcla de fondos blancos y negros: Se suma el total de las transacciones ilícitas al capital de una empresa (legal), para luego presentar todos los fondos como rentas de la compañía. • Compraventa de bienes: pueden ser vehículos, inmuebles, entre otros, para obtener beneficios monetarios de forma legal. En muchos casos, el vendedor tiene conocimiento de la procedencia del dinero negro que recibe e, incluso, puede ser parte integrante del mecanismo de lavado. • Contrabando de efectivo: Es el transporte del dinero objeto del lavado hacia el exterior. • Transferencias bancarias o electrónicas: a través de Internet se mueven fondos de una entidad a otra u otras. Para hacer más difícil la detección del origen de los fondos, es habitual dividirlos en entidades de distintos países, y realizar transferencias sucesivas. • Transferencias entre corresponsales: Se suelen tener ramificaciones en distintos países, para que la transferencia de dinero de una a otra organización no resulte sospechosa. En muchos casos, dos o más empresas -aparentemente sin relación- tienen detrás a la misma organización, o bien unas tienen fondos de otras para así enmascarar el dinero negro. • Falsas facturas de importación / exportación o "doble facturación": se aumentan los montos declarados, aparentemente legales, de modo que el dinero negro pueda ser colocado como la diferencia entre la factura "engordada" y el valor real. • Obtención de préstamos: los fondos se destinan a la compra de bienes que aparentarán haber sido obtenidos de forma lícita. El pago de dichos préstamos hace efectivo el blanqueo. • Acogerse a ciertos tipos de amnistías fiscales: Por ejemplo, aquellas que permiten que el defraudador regularice dinero en efectivo. • Compañías de portafolio ("Shell Company"): son empresas legales que se utilizan como cortina de humo para enmascarar el lavado de dinero. El objetivo de la operación consiste en hacer que los fondos o activos obtenidos aparezcan como el fruto de actividades legítimas y circulen sin problema en el sistema financiero. Al no estar declarados, pueden generar un problema para su propietario, puesto que es un indicio claro de un posible delito fiscal, por lo que debe tratar de ocultar su existencia evitando, por ejemplo, las entidades bancarias y gastándolo en bienes que no dejen rastro fiscal.

ARCHIVO AL AZAR

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...